Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Más de 30 obispos acompañaron a Munilla en su toma de posesión. Pidió a sus fieles "comprensión y buena voluntad en la acogida"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En su primera homilía como obispo en la Catedral de San Sebastián, monseñor Munilla quiso quitar importancia "al factor mediático", en referencia a los numerosos análisis que se han dedicado a las reacciones producidas, dentro y fuera de la Iglesia, desde que se conoció su nombramiento. Los medios, dijo, contribuyen a "construir castillos en el aire, a ver gigantes donde sólo hay molinos".

También, añadió, "a engrandecer a quienes lejos de ser supermanes, tan sólo son unos peregrinos más, o tal vez, a juzgar como demonios a quienes simplemente comparten nuestra misma condición pecadora".

"Me presento ante vosotros pobre y humilde, dijo Munilla en su homilía, con la inevitable sensación de que las expectativas que muchos de vosotros podáis tener, son muy superiores a lo que quepa esperar de mí".

No ocultó en sus palabras su consciencia sobre "la presión" que se ha producido con su nombramiento. "Por ello, dijo, quiero pediros a todos vuestra comprensión ante mi pequeñez, al mismo tiempo que vuestra buena voluntad en la acogida de las palabras de este pastor de la Iglesia".

Y también quiso restar gravedad al relato que han difundido los medios. "El factor mediático tan influyente en nuestros días, explicó, contribuye fácilmente a construir castillos en el aire, a ver gigantes donde sólo hay molinos, a engrandecer a quienes lejos de ser supermanes, tan sólo son unos peregrinos más en el camino de la vida; o tal vez, a juzgar como demonios a quienes simplemente comparten nuestra misma condición pecadora".

Reiteró su condición "pobre y humilde, al mismo tiempo que consciente de la misión que he recibido de Cristo y de su Iglesia", añadió. "Nada busco por mi cuenta y sólo le pido a Dios «acertar», ser instrumento suyo en la construcción de su Reino… Ser «instrumento», no más. Pero tampoco menos".

Concluyó sus palabras "con pleno deseo y disposición de trabajar en nuestra Iglesia diocesana, de forma que todos juntos sirvamos a Cristo. Mi intención es la de entroncarme plenamente en el recorrido de nuestra diócesis, sumando mis esfuerzos al proyecto pastoral diocesano de una Iglesia al servicio del Evangelio".