Miércoles 07/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El obispo de Tarazona recuerda que “una diócesis sin seminario es una diócesis muerta, porque la Iglesia no puede vivir sin sacerdotes"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El obispo de Tarazona, Mons. Demetrio Fernández, ha recordado en una carta pastoral que “la Iglesia no puede vivir sin sacerdotes. Por eso, una diócesis sin seminario es una diócesis muerta”. El prelado señala también que “hemos de orar continuamente al Dueño de la mies que envíe trabajadores a su mies”. En España hay 44 seminarios mayores y 70 diócesis.

 

En España hay 44 seminarios mayores y 70 diócesis. Es decir, 26 diócesis no tienen seminario; y algunas de las que sí tienen, cuentan con muy pocos candidatos al sacerdocio.

 

El obispo de Tarazona explica que “cuando nos llega el regalo de un nuevo sacerdote, en los tiempos en que vivimos, la alegría es inmensa. Hemos de dar gracias a Dios, porque cada sacerdote es un regalo de su corazón”. Y añade que, junto a la oración y partiendo siempre de ella, “tenemos que trabajar más para que los niños y jóvenes que quieran ser sacerdotes puedan ser encaminados al seminario”.

Mons. Fernández señala que “la misión principal del obispo consiste en alentar y apoyar a sus sacerdotes, y dar a la diócesis nuevos presbíteros que puedan servirla como Cristo buen pastor”. Añade que “tener sacerdotes es garantizar la supervivencia de la Iglesia católica entre nosotros”. Además, el prelado constata “por todas partes que la sed de Dios se agranda. Y el sacerdote está para saciar esa sed”.

El 4 de agosto, el obispo de Tarazona ordenará a un presbítero y a dos diáconos en el seminario diocesano. Por ello, señala también que ordenar a un sacerdote “es una de las mayores satisfacciones para el obispo. Y es motivo de alegría para toda la diócesis y para la Iglesia”.