Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El arzobispo de Santiago ante los Príncipes: "El Año Santo no es una huida espiritualista"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ante don Felipe y doña Letizia, monseñor Julián Barrio quiso recordar que "el Año Santo no es una huida espiritualista ni un discurso religioso vacío, sino el compromiso de acoger la gracia de Dios, su bondad y misericordia, para construir la civilización del amor y discernir cristianamente la realidad".

Tras recorrer un breve tramo del Camino de Santiago, los Príncipes de Asturias participaron este jueves en la misa del peregrino que celebró el arzobispo de la diócesis. "El cristianismo, dijo en su homilía Julián Barrio, trata de encontrar la humanidad que late en cada uno de nosotros recordándonos nuestra vocación a la eternidad y la llamada a la santidad pues nuestra ciudadanía es la de los santos".

Barrio sealó que "ante la indiferencia religiosa, la incertidumbre moral, la falta de discernimiento y la pérdida de la visión trascendente, el peregrino ve en la distancia, cree en las promesas y ama el lugar hacia el que se encamina".

El arzobispo de Santiago explicó que "para muchos peregrinos el Camino de Santiago es un camino de Emaús que recorren heridos por su desesperanza y su desilusión pero en el que encuentran al Señor resucitado que les fortalece su esperanza para volver a la comunidad en la que deben dar testimonio de Cristo con su palabra y sus obras. Para otros peregrinos es un camino de Damasco en el que, como Pablo, son alcanzados por la gracia de Dios, descubren su misión y asumen el compromiso de ser testigos de Cristo. En todo caso el camino encuentra su razón de ser en la meta y esta no es otra que vivir el encuentro con el Señor por medio del Apóstol Santiago".