Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Rouco Varela felicita la Navidad a los misioneros diocesanos y anima a sus familias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispo de Madrid ha enviado la tradicional carta navideña a los misioneros de las distintas diócesis, para celebrar el nacimiento de Cristo. En el texto ha querido recordar el esfuerzo y el trabajo apostólico que se ha llevado a cabo en el 2011.

El cardenal Rouco Varela se ha dirigido a los misioneros diocesanos en "un momento muy especial para la Iglesia, y en definitiva para toda la Humanidad" para agradecerles su vocación. Ha dicho que su "entrega anima y alegra, al ver que Jesucristo es conocido y amado en los pueblos más lejanos". Y ha hecho alusión a "las dificultades y obstáculos" que los misioneros deben superar "para que el mundo sepa que existe Dios".

En el balance del año, Rouco Varela ha tenido una vez más palabras de elogio hacia la Jornada Mundial de la Juventud, que ha marcado el 2011 como "un año profundamente misionero" por la presencia de jóvenes venido de las distintas misiones pero "muy especialmente, por el espíritu misionero que el Santo Padre Benedicto XVI"

Para el Cardenal, "los frutos de la JMJ de Madrid 2011 ya están siendo patentes" gracias a la oración y la perseverancia "la semilla sembrada en el corazón de los jóvenes no dejará de dar sus buenos frutos, también para la vida misionera."

El arzobispo de Madrid ha reiterado en la carta su alegría por la celebración de la Fiesta de las Familias y a pedido a los fieles la "oración por el fruto de esta hermosa fiesta". Por otra parte a agradecido "de corazón las cartas y noticias que llegan con las inquietudes y esperanzas de los misioneros.

También a tenido palabras para los familiares de los misioneros, a los que ha hecho llegar un cariñoso saludo y ha animado en la difícil "experiencia de tener un ser querido lejos por causa del Evangelio". Ha apoyado a las familias recordando que los misioneros "lo han hecho con ánimo desprendido y generoso, con amor y con alegría, convencidos de que nada hay más grande en la vida que entregarla por Cristo".

Ha reconocido especialmente cómo las familias han " aceptado con alegría, aunque con algún dolor, esta entrega, y el Señor, que todo lo ve, que está dentro de vuestro corazón, os lo agradece y os lo recompensará con creces". Y ha concluido animando a "vivir con alegría el Año Nuevo, que el Señor nos regala. Que la celebración de la Navidad os ayude a valorar y agradecer aún más el sacrificio de vuestros hijos y hermanos misioneros, y el vuestro propio, al que yo me uno".

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·