Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Las cifras de la nueva diócesis de Munilla: cuatro veces más población que Palencia, los mismos sacerdotes y la mitad de parroquias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Munilla se enfrenta a partir de enero no sólo a una diócesis compleja por circunstancias políticas, sino a una región cuatro veces más poblada que Palencia, de la que procede, pero con escasos efectivos en comparación. Para las casi 700.000 almas guipuzcoanas, la diócesis cuenta con 279 sacerdotes, pocos más de los que atienden la provincia palentina, mucho más pequeña.

Las números de la nueva diócesis de Munilla son los siguientes: 700.000 habitantes, 221 parroquias, 279 sacerdotes. Comparados con su antigua diócesis (173.000 habitantes, 233 sacerdotes y 459 parroquias), se obtienen unos ratios muy diferentes y por tanto un reto para el nuevo obispo guipuzcoano.

El ratio de curas por habitante es de unos 2.508 en la diócesis vasca, mientras que en su anterior diócesis era de 732. Las cifras hablan de la escasez de vocaciones en los últimos años y por tanto de una de las tareas que esperan a Munilla.

Pero, aunque las cifras muestran que el número de sacerdotes de su nuevo destino es similar, e incluso la diócesis guipuzcoana tiene la mitad de parroquias que la diócesis palentina, la actividad pastoral muestra unas dimensiones mucho mayores en su nuevo destino: 1.485 matrimonios, 4.655 bautismos, o 4.184 primeras comuniones en 2007, frente a 194, 196, y 485, respectivamente, de la diócesis castellanoleonesa.

Tras las frías palabras recibidas por Munilla desde el País Vasco, el nuevo obispo de San Sebastián ha decidido no calentar los ánimos y se niega a comentar nada sobre su nuevo destino. Ni aspectos políticos, ni pastorales. En la última entrevista concedida por el joven prelado, publicada por ABC este fin de semana, ante la pregunta "¿Le ilusiona ser obispo de San Sebastián?", respondía así: "Hay aspectos humanos que se supone que me debieran ilusionar. No voy a decir que no me importen, pero a mí lo que me da más paz es la confianza que se desprende de la obediencia apostólica al Papa. Esto me ayuda a despejar muchos miedos e indecisiones".