Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Munilla en su despedida de Palencia: "La adhesión de los católicos hacia su obispo es previa a haberle conocido"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En su despedida de Palencia, monseñor Munilla impartió este domingo una catequesis sobre la relación de sacerdotes y fieles laicos con sus obispos. "La adhesión de los católicos hacia su obispo es previa a haberle conocido", les dijo. Aunque estaba pidiendo oraciones para su sucesor, dejaba un mensaje claro para los católicos de San Sebastián, que se han opuesto a su nombramiento.

A las "reacciones negativas" que ha recibido desde parte de la Iglesia guipuzcoana, las calificó de “turbulencias”, y añadió: "Estoy totalmente convencido de que si Dios las ha permitido, todo resultará para bien".

En una catedral de Palencia repleta de fieles y sacerdotes, Munilla se hizo eco de la polémica surgida en torno a su próxima toma de posesión como obispo de San Sebastián. "El hecho de que haya saltado a los medios de comunicación la noticia de algunas reacciones negativas, ha podido sembrar tristeza en vuestros corazones, les dijo. Nuestras divisiones entristecen el Corazón de Cristo, y por ende, el nuestro. Sin embargo, los planes de Dios están por encima de nuestras propias miserias y pecados; y ya hemos empezado a percibir cómo su providencia es capaz de sacar bienes de los males. Estoy totalmente convencido de que si Dios ha permitido esas “turbulencias”, todo resultará para bien, en sus designios de amor. No me cabe duda de que todos (comenzando por quien os habla), aprenderemos de nuestros fallos; nos haremos más humildes; y al final, construiremos la Iglesia como discípulos de Cristo, en torno al sucesor de Pedro; siendo todos, tal y como Jesús nos pidió, un solo corazón y una sola alma".

También recordó las palabras de apoyo de un amigo obispo: "Yo ya me siento un privilegiado por ser objeto de tanto apoyo, cariño y oración. Un hermano obispo, con el que tengo mucha confianza, me llamaba por teléfono hace unos días y me decía: “¡No sé si te has dado cuenta de la cantidad de gente que está rezando por ti…! ¡¡Como no seas santo, no tienes perdón de Dios!!".