Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Montilla asistió a la beatificación del sacerdote Samsó presidida por Sistach y con la presencia de más de 20 obispos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El legado pontificio, monseñor Angelo Amato, dijo que la "beatificación -de Samsó- es un signo de la estima y del amor que Benedicto XVI demuestra por su patria, tierra prolífica de santos y santas". En la ceremonia estuvieron presentes, junto al cardenal Sistach, el cardenal Ricard Maria Carles, el nuncio en España y Andorra, monseñor Renzo Fratini, y otros veinte arzobispos y obispos, entre los cuales se encontraba el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, y todos los obispos de las diócesis con sede en Cataluña. La representación de las autoridades civiles estuvo encabezada por el presidente de la Generalitat, José Montilla

José Montilla estuvo en la beatificación del sacerdote Samsó presidida por Sistach y a la que acudieron Martínez Camino, Osoro y Carles, entre una veintena de obispos El cardenal arzobispo de Barcelona dijo en su homilía que "la fe y la santidad tienen unos efectos benéficos no sólo sobre las personas individuales, sino también sobre la sociedad. La santidad es un factor más que contribuye a alcanzar el bien común de la sociedad".

"Nuestro beato, añadió el cardenal de Barcelona, con su vida sacerdotal ejemplar y con el testimonio de perdón y reconciliación de su muerte, ofrece una aportación muy positiva y muy necesaria para que nuestra sociedad avance por caminos de perdón y de reconciliación y alcance un presente y un futuro basados en los auténticos valores de la espiritualidad, de la fraternidad, de la justicia y de la paz".