Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Monseñor Uriarte rechaza que la Iglesia guipuzcoana esté "espiritualmente empobrecida" y descuide la "disciplina eclesial"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El obispo emérito de San Sebastián quiso este sábado defender a la iglesia guipuzcoana de "las imágenes distorsionadas o interesadas que sobre ella circulan en ámbitos cívicos y en algunos círculos eclesiales". "La describen, dijo, como una tierra espiritualmente empobrecida, escasa en vigor apostólico, no muy cuidadosa en la formulación de su fe y en la disciplina eclesial, debilitada en su relación con otras iglesias locales, escorada en sus afinidades políticas".

Y añadió, "no la conocen en su realidad viva". A su sucesor, José Ignacio Munilla, le pidió que "redescubra y potencie esta riqueza que el Espíritu ha ido dejando en su viña de Gipuzkoa".

 

"Esta diócesis, añadió Uriarte, no se merece la visión peyorativa que bastantes parecen complacerse en airear. A quienes la juzgan sin conocerla quiero decirles: «venid y ved». Y verán si sus ojos no están demasiado cargados por el prejuicio mental o por sentimientos negativos. Espero que el nuevo obispo José Ignacio redescubra y potencie esta riqueza que el Espíritu ha ido dejando en su viña de Gipuzkoa. Ruego con toda mi alma para que sea así".

La despedida se celebró en la Catedral del Buen Pastor. Acompañaron a Uriarte su antecesor José María Setién, el Obispo emérito de Baiona, Pierre Moleres, los Vicarios Generales de Bilbao y Gasteiz, Angel Mª Unzueta y Fernando Gonzalo Bilbao respectivamente y 200 sacerdotes, tanto diocesanos como religiosos.