Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Cofradías, crisis económica y vocaciones, principales áreas del trabajo de arzobispo

Monseñor Asenjo cumple cinco años de éxitos al frente de Sevilla

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina (Sigüenza, Guadalajara, 1945) acaba de superar sus primeros cinco años de labor pastoral al frente de una de las mayores diócesis españolas como es la Archidiócesis de Sevilla.

Monseñor Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla. Monseñor Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla.

No ha sido fácil para monseñor Asenjo este lustro de duro trabajo tras sustituir al cardenal Carlos Amigo -actualmente cardenal emérito de Sevilla- después de su jubilación. El prelado sevillano ha conseguido en estos años notables éxitos en los ámbitos vocacional y formativo, como la renovación de la Curia, del Seminario, del Centro de Estudios Teológicos o la puesta en marcha del Instituto Superior de Ciencias Religiosas, donde el arzobispo de Sevilla tiene depositadas muchas esperanzas en la formación de los laicos. Pero, con todo, monseñor Ajenjo se ha mostrado especialmente satisfecho con la respuesta de la Iglesia diocesana al drama de la pobreza como consecuencia de la crisis económica. La Iglesia de Sevilla está especialmente viva. Monseñor Asenjo valora muy especialmente a las hermandades y cofradías de Sevilla, a las que pertenecen más del 50 % de los sevillanos, que sin duda, afirma, "están siendo un freno, un antídoto contra la secularización de la sociedad". Demostrando que en estos cinco años ha conseguido entender a la ciudad, el pastor de la Iglesia sevillana afirma que "un obispo en sus cabales, no se sitúa de espaldas ni frente a las hermandades, a las que hay que acompañar aunque también corregir". La secularización de la sociedad resulta menos intensa en Sevilla que en otras diócesis. La religiosidad popular, afirma monseñor Aasenjo, "está siendo como una especie de carpa que impide que se reseque el humanismo cristiano de esta tierra". No olvida las vocaciones y sobre todo a los 63 seminaristas "frente al único seminarista que tenemos en mi diócesis de origen de Siguenza-Guadalajara".

"LA IGLESIA DE SEVILLA RESPONDE A LA CRISIS DE FORMA EJEMPLAR"

Durante estos cinco años de trabajo a la cabeza de la Iglesia de Sevilla, monseñor Asenjo ha tenido que hacer frente a necesidades y problemas extraordinarios generados como consecuencia de la crisis económica. Un esfuerzo de proporciones "gigantescas" de las obras sociales, como la de las cáritas parroquiales, religiosos y religiosas que desarrollan trabajos específicos en los barrios periféricos y las hermandades y cofradias. " Gastamos cantidades ingentes en socorrer a los que sufren, algo de lo que me siento satisfecho y orgulloso" confiesa monseñor Asenjo quien no duda en afirmar que "si no fuera por la Iglesia, toda esta realidad sería mucho peor. Muchas personas no podrían comer".

PREOCUPADO POR LA SANTIDAD DE LOS SACERDOTES Y LAS VOCACIONES

Entre las preocupaciones de monseñor Asenjo, la santidad de los sacerdotes destaca entre las demás. Les reclama "más generosidad, fervor y entrega y un corazón cada día más apostólico" y los prefiere "centrados y alegres, apóstoles de la renovación espiritual y apostólica de nuestra diócesis", afirma. Los sacerdotes, el seminario y las vocaciones son su prioridad. En cuanto a la pastoral vocacional, que no es compromiso ni obligación del arzobispo o de los sacerdotes designados para estas funciones pastorales, el arzobispo de Sevilla recuerda que debe ser obra de la comunidad cristiana, de los padres y madres de familia, de los educadores y, especialmente, de los profesores de Religión, los catequistas y "todos los que hacen de mediadores entre Dios y nuestros niños y jóvenes". Monseñor Asenjo confía que en esta Archidiócesis la pastoral vocacional "vaya cogiendo más fuerza y consistencia" y confía también en la "acción y compromiso de tanta gente buena en los Seminarios Mayor y Menor".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·