Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

“Misión rural”, una iniciativa de los seminaristas de la diócesis de Cartagena de cara al sínodo de la Nueva Evangelización. Quieren crear comunidad y “despertar la fe” de la gente de los pueblos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Seminario Diocesano San Fulgencio ha comenzado un proyecto evangelizador y pionero. Se trata de "Misión Rural". Se trata de compartir la experiencia misionera y acercarse a la gente para que conozcan el modus vivendi de un sacerdote. Hacen apostolado casa por casa para animar a los vecinos a participar de las actividades y despertar en la fe.

Según ha explicado el Rector del Seminario San Fulgencio, Sebastián Chico a Religión Confidencial esta experiencia surgió "ante la llamada de la nueva evangelización, una forma de acercarse a la gente a mostrar la verdad del evangelio".

El rector del Seminario además ha explicado el funcionamiento de esta iniciativa. El programa de evangelización se divide en dos etapas. En el primer tramo de esta misión, los seminaristas van casa por casa transmitiendo el mensaje de nueva evangelización, conociendo a las familias, ver quienes están más cerca de la fe, quienes están más lejos y a todos en su conjunto invitarles a participar de las actividades desarrolladas. Si en alguna de estas familias hay algún miembro que está enfermo son los seminaristas los que invitan a que asistan a las parroquias para recibir la extrema unción.

El objetivo de esta iniciativa es acercar el sacerdocio a los feligreses y a la gente. Previamente a las actividades que desarrollarán en cada parroquia hay una preparación de los sacerdotes con los seminaristas.

Las diferentes actividades van desde cursos y catequesis para niños, mayores, hasta cineforum para matrimonios.

Una de las prioridades de la Misión Rural es dejar continuidad del grupo de comunidades que se ha ido formando de cara al nuevo curso pastoral, viviendo su fe y con un acercamiento y trabajo cercano con las parroquias.

Uno de los seminaristas que está trabajando en el proyecto en el pueblo de Aledo cuenta que la iniciativa del Obispado está teniendo muy buena acogida por parte de todos, se sienten satisfechos por el trabajo que están realizando. Desea "suscitar esa fe que está dormida".

Una anécdota muy bonita y que resume el espíritu de la Misión Rural la cuenta el mismo seminarista: los habitantes del pueblo comentan, en el pueblo se nota que está pasando algo, y él contesta, está pasando el Señor.

Los habitantes además se preguntan qué va a pasar cuando ellos se marchen. Ellos responden que lo que están haciendo ahora es poner la semilla para que sigan trabajando en las parroquias para que el espíritu de la "Misión Rural" continúe.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·