Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

La reunión estará abierta a todos los ciudadanos y será el próximo día 31

El auditorio de una parroquia de Vigo, cedido para un acto político de la Marea local

El ayuntamiento de Santiago, presidido por otra Marea, retiró la pasada semana su subvención a dos ONG’s que ayudan a mujeres pobres embarazadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los simpatizantes de la plataforma política viguesa debatirán en el auditorio de la iglesia del Santísimo Cristo de la Victoria sobre la posible confluencia con distintas fuerzas de corte izquierdista e independentista de cara a las próximas elecciones generales.

Xosé Lois 'Chili' Jácome Enríquez, concejal de Marea de Vigo, con camisa azul. Los tres concejales de Marea de Vigo. Xosé Lois 'Chili' Jácome Enríquez, con camisa azul.

El próximo día 31 de agosto la plataforma política Marea de Vigo debatirá una serie de iniciativas en torno a la posibilidad de confluir, de cara a los próximos comicios generales, con otras fueras política "de izquierda" -así se autodenominan en su propia página Web- en una candidatura única. Lo singular de esta reunión política es el lugar escogido para celebrar el encuentro: será en la iglesia del Santísimo Cristo da Victoria, ubicada en el céntrico barrio vigués de Coia. El auditorio del templo, donde también se incardina una parroquia, dará acogida a todos los simpatizantes de la Marea que quieran asistir al acto.

En declaraciones para Religión Confidencial, su párroco, el sacerdote Juan Antonio Jerrón, vinculado a la comunidad de base de Coia, matiza que “a este asamblea no se le otorga relevancia institucional desde la propia parroquia; sencillamente ofrecemos el local a todas las personas que quieran asistir”. Jerrón, acto seguido, reconoce que muchos de los asistentes a la próxima asamblea suelen participar de forma habitual en la Oficina de Derechos Sociales de la parroquia; una oficina que está centrada –tal y como afirma el sacerdote y su misma página Web- en ofrecer información alternativa en materia de prestaciones sociales y en la denuncia -sobre todo en el ámbito local y autonómico- de la pobreza y la precariedad social.

Llama la atención que una parroquia católica ofrezca sus instalaciones para que en ellas se celebre un acto de carácter político, máxime cuando el ayuntamiento de Santiago de Compostela (presidido por otra Marea, en este caso Compostela Aberta), hace apenas una semana anunció que no renovaría su apoyo a las organizaciones Red Madre y a la Asociación Centinelas por "cruzar la línea roja" de su postura ideológica. Ambas ONG’s, entre otras actividades, ayudan a mujeres en riesgo severo de exclusión social y económica para que puedan seguir adelante con sus embarazos.

Esta decisión del concejo compostelano, a su vez, fue precedida por otra polémica: el pasado mes de junio los nuevos regidores de A Coruña y Santiago anunciaron que no participarían en una tradicional ofrenda floral –su origen se remonta al siglo XVII- en la Catedral de Lugo. ¿El motivo? Respetar el principio de "neutralidad religiosa".

A favor de la lucha armada

Ante esta aparente paradoja, Jarrón asegura desconocer la reciente decisión del ayuntamiento compostelano. “Creo que todos los colectivos, también las madres en riesgo de exclusión social, tienen derecho a la ayuda pública”, puntualiza el párroco. En cuanto a la decisión de los regidores coruñeses y compostelanos de no asistir a la ofrenda en la catedral lucense, Jarrón declara que “esta decisión no me parece mal; creo que no es bueno que los poderes públicos participen en actos religiosos ya que política y religión son ámbitos distintos”. El sacerdote aprovecha para matizar que las Mareas de cada ciudad gallega no son el mismo partido político sino que cada una da forma a plataformas distintas e independientes entre sí, aunque reconoce que en todas se aprecia la misma orientación ideológica: el de las personas que simpatizan con Izquierda Unida, Anova, BNG o AGE.

En cuanto al perfil religioso de los asistentes al acto del próximo día 31, el párroco señala que muchos son creyentes y muchos otros, no. Entre los feligreses de esta parroquia que participan de forma habitual en las actividades de la Oficina de Derechos Sociales de Coia se encuentra Xosé Lois Jácome Enríquez, uno de los tres concejales que Marea de Vigo ha obtenido en las pasadas elecciones municipales.

En su cuenta pública de Twitter, Jacome Enríquez (@sonChili) ofrece un marcado sesgo político: 'Chilli' -así es como se hace llamar- sigue las cuentas personales de Arnaldo Otegi y de Guillermo Zapata. Y entre los últimos retwits de Jacome se pueden ver mensajes que ensalzan la figura de Xosé Ramón Reboiras, un militante de la UPG (organización de corte marxista-leninista que llegó a tener vínculos con ETA-PM) partidario de la llamada 'lucha armada'. Reboiras fallecido en 1975 durante un tiroteo con la Policía en la ciudad de Ferrol. A petición de sus familiares, la Ley de Memoria Histórica reparó y reconoció en 2009 la figura de Reboiras, que desde entonces ha dejado de estar legalmente considerado como un terrorista para continuar siendo una de los máximos símbolos del independentismo gallego de izquierdas.

No es la primera vez que sectores afines a Podemos mantienen vínculos de diverso orden con comunidades de base, tal y como desveló en exclusiva Religión Confidencial.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·