Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Un 30 % de los curas del 'Manifiesto contra Munilla' no dieron su consentimiento para que apareciera su nombre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El manifiesto de 85 párrocos guipuzcoanos contra su nuevo obispo, José Ignacio Munilla, fue redactado por un pequeño grupo de curas, que adjuntaron la lista de los firmantes con nombres, apellidos y cargo. Pero el consenso entre ellos no es tan cerrado como se ha contado.

Según ha sabido Religión Confidencial, hasta un 30% de los que aparecen en esa lista vieron publicado su nombre sin haber dado su consentimiento expreso. "Es cierto que ellos tampoco ven con agrado un obispo no nacionalista, pero de ahí a enfrentarse personalmente al Papa va un trecho. Lo reconocen en privado, pero en público no se quieren enfrentar al núcleo duro", cuentan a RC.

El nombramiento de Munilla se conoció el 21 de noviembre, pero los rumores lo situaban como claro candidato a convertirse en el nuevo obispo de San Sebastián desde meses antes. Por ello, la estrategia del sector eclesiástico nacionalista contra monseñor Munilla estaba planificada desde hacía tiempo.

Según fuentes de Religión Confidencial, monseñor Uriarte lo sabía, y "prueba de ello", es el video que publica ese mismo día en la web de la diócesis en el que pide a "presbíteros, religiosos y laicos" que reconozcan a Munilla como "legítimo pastor". "Así lo reconoceré públicamente", añadía.

Pero monseñor Uriarte no consiguió parar el plan diseñado. El día 24 de noviembre se conoció el comunicado de "Kristau Taldea" (Grupo Cristiano) firmado por 178 laicos. Afirmaban que el nombramiento de José Ignacio Munilla había "carecido de transparencia y verdad".

Por esas fechas, los sacerdotes nacionalistas habían compartido su rechazo al perfil de Munilla, pero el núcleo duro diseñó, por su cuenta, el siguiente paso a dar: un pulso en toda regla a la Santa Sede, que se concretó el 16 de diciembre con el manifiesto de párrocos.

"En ese momento es donde muchos curas, explican a Religión Confidencial, aun estando de acuerdo en el fondo, admiten en privado que vieron su nombre publicado en el manifiesto sin haber sido consultados, sin haber dado su consentimiento expreso".