Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

La Conferencia Episcopal movilizará a los profesores de religión para animar a sus alumnos a asistir a la JMJ Madrid 2011

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Junto a las parroquias, la Conferencia Episcopal quiere movilizar a los profesores de religión, presentes en casi la totalidad de colegios de España, públicos y privados, para explicar y animar la participación de los jóvenes en la JMJ Madrid 2011. La organización se ha propuesto superar los dos millones de peregrinos en la cita mundial de la juventud con el Papa.

Para transmitirles las claves de la JMJ, que lleva por título 'Edificados en Cristo, firmes en la fe', la CEE participará en próximas fechas en el Congreso de Profesores Católicos, al que están convocados no sólo los que imparten religión sino todos aquellos que son miembros de la Iglesia.

El peso principal de la organización de la JMJ Madrid 2011 lo lleva el comité central, en el que están representados la CEE, las congregaciones religiosas y realidades eclesiales y sobre todo la Archidiócesis de Madrid.

A la Conferencia Episcopal le corresponde la coordinación del encuentro entre las diócesis. Con este objetivo la semana pasada convocó en Santo Domingo de la Calzada la primera reunión de delegados diocesanos de juventud de toda España, en la que también estuvieron presentes muchos de los dirigentes de movimientos y realidades eclesiales de ámbito nacional.

En una ponencia sobre la 'Teología de la Cruz', el arzobispo de Granada, Javier Martínez, transmitió a los asistentes la incompatibilidad entre los valores posmodernistas - negación de Dios, pesimismo, materialismo y hedonismo- y la cruz.

También participó en el encuentro Eric Jacquinet, responsable de la sección de juventud del Pontificio Consejo para los Laicos, quien aportó las claves con las que se ha de transmitir el misterio de la Cruz de Cristo a los jóvenes para preparar la JMJ: les habló del sufrimiento ofrecido a Dios, el amor, el pecado y el perdón, la esperanza, la alegría, la felicidad y la vida eterna.