Viernes 24/03/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Da un plazo de tres años para que adapten sus estatutos

El obispo de Castellón promulga un decreto para que las hermandades no se conviertan en desfiles festivos

Los miembros de las cofradías reconocen que es necesario velar por su identidad, para que no sean “peñas” o “comisiones falleras”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Casimiro López Llorente, obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, ha promulgado un Decreto sobre asociaciones, cofradías y hermandades de Semana Santa, con el objetivo de “cuidar con esmero estas realidades”, pues “se pueden producir desviaciones que oscurecen su auténtica identidad y misión”.

Procesión de Castellón. Foto: Turismo de Castellón. Procesión de Castellón. Foto: Turismo de Castellón.

En dicho Estatuto-marco, el obispo reafirma el valor de la religiosidad popular, a la vez que apuesta por potenciarla como medio evangelizador y de profundización en la fe cristiana.  Este Decreto, publicado con fecha 17 de febrero, se basa en el Código de Derecho Canónico.

“Para favorecer precisamente la razón de ser, la vida y misión de las asociaciones públicas de fieles (asociaciones, cofradías o hermandades) y de los cofrades (…) se ofrece ahora el presente Estatuto-Marco”, expresa el obispo, que resalta “el amplio margen a la iniciativa e idiosincrasia de cada una de ellas”.

López Llorente da un plazo de tres años para que estas entidades adapten sus estatutos a lo que ahora prescribe, pues “algunos no son concordes al derecho y orientaciones de la Iglesia universal y diocesana, y en otras ocasiones hay dificultades objetivas para redactarlos en el caso de nuevas asociaciones, cofradías o hermandades”.

Requisitos mínimos para pertenecer

En el Estatuto-Marco, que consta de 35 artículos, se recogen  en el artículo 5º, los requisitos mínimos para pertenecer a una asociación, cofradía o hermandad, que son: “Ser católico, lo que deberá justificarse mediante certificado de bautismo; no haber rechazado públicamente la fe católica; no haberse apartado públicamente de la fe eclesiástica; no encontrarse en curso de una excomunión impuesta o declarada; y llevar una vida moral conforme con las enseñanzas de la Iglesia”.

El contenido de los estatutos debe recoger los fines, las actividades, los tipos de miembros, las altas y bajas, derechos y obligaciones, órganos de gobierno y competencias, el régimen de los bienes, la modificación de los estatutos, la extinción y disolución de la entidad y las facultades de la autoridad eclesiástica.

“Las cofradías no deben parecer peñas de amigos o conocidos, ni desfiles festivos, y por  esta razón, muchos cofrades agradecemos que se vele por la esencia de cofradías y hermandades”, manifiesta a Religión Confidencial un cofrade de la Cofradía de la Sangre, una de las más tradicionales de Castellón.

Así mismo, otro miembro que pertenece a la junta directiva de una cofradía,  expresa su deseo de que “el Decreto del obispo sirva para preservar la identidad y actividades de las cofradías” y afirma que  “la participación  popular ha crecido estos años, pero los cofrades – con la ayuda del consiliario o capellán de cada entidad, que  nombra el obispo – hemos de promover más la vida cristiana y la formación, exigiendo un mínimo coherente a los que pertenecen, también facilitando más  el acercamiento adecuado a los Sacramentos, de modo que no se cultiven casi los sentimientos religiosos sin reflejo en la vida cotidiana”, indican a este digital.

La diócesis de Valencia aprobará un decreto similar

Según ha sabido RC, en la diócesis de Valencia se tiene intención de aprobar un Decreto y Estatuto-Marco similar al que ha aprobado el obispo de Segorbe-Castellón. Como expresa un miembro de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia, “hay que lograr el lógico decoro en las procesiones, pues estamos teniendo problemas en estos años, en que parece que algunos participan como si de una comisión fallera se tratara”.

En concreto, la Junta Mayor multó con 300 euros a una cofrade que desfiló como Claudia Prócula – mujer de Poncio Pilatos -, por llevar la falda excesivamente corta. Otras dos mujeres fueron sancionadas por motivos parecidos, aunque con una multa menor, de 60 euros.