Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El Cabildo de la Catedral de Santiago se queja del aforo máximo impuesto por la Xunta, que está provocando grandes colas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado fin de semana llegó el caos a los accesos de la Catedral de Santiago. El aforo máximo (1.650 personas simultáneamente) impuesto por Xunta y Ayuntamiento se quedó muy corto, y hubo grandes colas. Un portavoz autorizado del Cabildo explicó a Religión Confidencial que las autoridades civiles "sólo se preocupan de la seguridad", y el templo tiene una misión de "acogida" de los peregrinos.

Las mismas fuentes estimaron en unas 2.500 las personas que pueden caber cómodamente. "Me da miedo lo que pueda ocurrir este fin de semana", añadieron. El problema, explican desde el Cabildo catedralicio, se produce especialmente los sábados y domingos por la mañana. Esos días confluyen los peregrinos de fuera con los gallegos, y los fieles de Santiago que quieren acudir a misa. La situación provocó el pasado fin de semana que varios curas no pudieran celebrar misa en el interior del templo como habían previsto.

La seguridad del templo está en manos de una empresa privada pagada por la Xunta de Galicia, y hasta el momento no da su brazo a torcer sobre la cifra máxima de personas que pueden estar dentro del templo al mismo tiempo. A través de contadores en la puerta de entrada y en la salida, los guardias de seguridad controlan estrictamente las entradas.

Sin embargo el Cabildo y los propios peregrinos, comprueban que con 1.650 personas en el interior del templo, quedan muchos espacios vacíos, de manera se podría llegar hasta los 2.500.

Las fuentes consultadas por Religión Confidencial se preguntan: "¿Las celebraciones cristianas sólo se podrán realizar cuando la seguridad sea ideal?". Por lo pronto, esperan un nuevo capítulo de caos este fin de semana