Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El Ayuntamiento de Córdoba ofreció a las clarisas del Convento Santa Cruz una permuta que las monjas rechazaron en el año 2001

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La crítica situación económica del Convento de Santa Cruz de Córdoba no es nueva. Las clarisas se enfrentan a un próximo cierre por no poder hacer frente a las hipotecas que pesan sobre el inmueble. Según fuentes municipales, a las que ha tenido aceso Religión Confidencial, entre 1999 y 2001 la entonces alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, ofreció a las clarisas quedarse con el convento a cambio de construirles una casa a las afueras de Córdoba. Entonces las monjas no aceptaron la permuta. Ahora se enfrentan a un posible cierre por su falta de ingresos para hacer frente a las hipotecas que pesan sobre el inmueble y que no pueden refinanciarse.

El diario Córdoba adelantó la pasada que las clarisas se plantean el cierre del convento de Santa Cruz tras 545 años de existencia en la ciudad. Las 17 religiosas no pueden con las hipotecas y los altos costes de conservación, demasiados pagos para los ingresos del convento, que provienen de una lavandería y un obrador de dulces.

La abadesa del convento aseguraba al diario Córdoba que "la orden de cierre puede tardar días, quizás semanas... poco más". Esperan poder vender el edificio o acordar su rehabilitación y cesión a una entidad pública o privada.

En ambos casos, optarían a poder construir una nueva casa en alguna de las nuevas zonas de la ciudad. Una salida que Rosa Aguilar, alcaldesa entonces del Ayuntamiento de Córdoba, ya les ofreció hace 10 años. En aquellos momentos, el consistorio cordobés disponía de fondos europeos que le permitió una reabilitación de la Axerquía Sur, la zona donde está ubicado el convento.

Según fuentes de Religión Confidencial, Cajasur, la entidad con la que tiene contraídos los principales préstamos, les tranquilizó entonces, pero la situación de la entidad del obispado de Córdoba ha cambiado tras la crisis financiera que le ha obligado a fusionarse con Unicaja.

Ante la nueva situación, fuentes municipales del Ayuntamiento de Córdoba aseguran que las competencias sobre patrimonio las tiene la Junta de Andalucía, que sería quien tendría que hacerse cargo del edificio. Además, añaden, el Ayuntamiento tiene un enorme patrimonio, que a duras penas puede sostener, de manera que ven difícil que puedan hacerse con el edificio en estos momentos.