Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El obispo de Almería afirma que la ley de libertad religiosa, "no será democrática" si va contra la identidad de la mayoría cristiana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En referencia a la anunciada Ley de Libertad Religiosa que prepara el Gobierno, Adolfo González Montes denuncia que "cuando se pretende igualar las religiones, como si todas tuvieran el mismo significado histórico y social en la génesis y desarrollo de un pueblo, se evidencia la falacia de un igualitarismo de falso cuño democrático". Y advierte de que la regulación de la libertad religiosa, "no será nunca justa ni democrática si, de hecho, va dirigida contra la identidad mayoritariamente cristiana de la sociedad".

En su carta con motivo de la fiesta de la Virgen del Mar, patrona de Almería, el obispo de la diócesis, señala que la intención de igualar las religiones "desplaza el significado histórico y social de la religión hacia el limbo de una sociedad sin historia y sin cultura".

 

Y añade que un verdadero respeto a la libertad religiosa debería permitir "que la fe religiosa, sin reducirla a mera libertad de creencias sujetivas, inspire todos los ámbitos de la vida, también la economía".

 

El obispo almeriense reflexiona, además, sobre la actual crisis económica, entre cuyas "causas morales", está "la ausencia de motivaciones trascendentes, que puedan dar razón del comportamiento de individuos y sociedades".

Esas motivaciones, añade, deberían frenar "la avaricia y la especulación" y ayudar "a reformar las empresas para generar trabajo con voluntad de contribuir a una civilización del respeto a la dignidad de la persona, que fundamenta el amor al prójimo".

También deberían ajustar, afirma el prelado almeriense, "la función política a principios morales que impidan su reducción a mero ejercicio declamatorio, mientras el sistema conculca algunos de los principios fundamentales como la primacía de la persona y el carácter social de la riqueza, sin los cuales el derecho al trabajo es meramente declamatorio".