Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Las vacaciones del Papa y el Observatorio Astronómico Vaticano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sede del Observatorio Astronómico Vaticano, que se encuentra en el recinto del palacio pontificio de Castelgandolfo, se traslada a finales de este mes a Albano, uno de los centros más importantes de los “Castelli Romani”, en el sur de Roma.

El Observatorio Vaticano, que depende de los padres jesuitas, fue fundado por Gregorio XIII en 1578 durante la reforma del calendario. En el pasado se encontraba dentro de la Ciudad del Vaticano, y en 1939 se trasladó a Castelgandolfo para evitar la contaminación luminosa de Roma.

Según uno de los responsables, el traslado de la sede se debe al gran número de visitantes que recibe, que puede representar un problema para lugar de descanso del Papa, sobre todo en el período estival.

En 1981 se fundó un segundo centro de investigación, "The Vatican Observatory Research Group" (VORG) en Tucson, Arizona (EE.UU.), que es una de las instituciones más grandes y modernas de observación astronómica, donde desde hace años se realiza la mayor parte de la actividad científica.

La Biblioteca de la sede cuenta con unos 22.000 volúmenes, entre ellos una preciosa colección de libros antiguos y obras de Copérnico, Galileo, Newton, Kepler, Brahé, Clavius y Secchi. También acoge una importante colección de meteoritos (incluidos algunos recogidos en recientes expediciones), valiosos por las informaciones que pueden proporcionar sobre los orígenes del sistema solar.

El Observatorio organiza cada dos años cursos de verano de Observación Astronómica y Astrofísica, al que asiste una veintena de estudiantes de todo el mundo y al final se publican las actas.

El próximo mes de octubre, con la inauguración de los nuevos locales, podremos volver a observar el universo.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére (Roma)