Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

En la secularizada Escandinavia aumenta el interés por Dios y por la Iglesia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los obispos de la Iglesia Católica en Escandinavia (grupo de países del norte Europeo como Islandia, Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca) se encuentran en Roma con motivo de la visita quinquenal “ad limina”. Los católicos en esta área son una pequeña minoría, no llegan al 3%.

Según el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Anders Arborelius, que es obispo de Estocolmo, la mayoría de los católicos en los países escandinavos son de origen extranjero y su número crece cada año gracias a la inmigración. Los católicos proceden de Polonia, Lituania, América Latina, África y Oriente Medio. También hay muchos cristianos iraquíes. En una pequeña parroquia se pueden encontrar fieles de más de 50 nacionalidades. Esto explica “que el desafío para nosotros es ayudar a estas personas a crecer juntos para formar un solo cuerpo eclesial”.

Refiriéndose a las vocaciones, el prelado señala que siendo sus países de inmigración, no hay suficientes vocaciones autóctonas para ayudar a los que vienen allí. De ahí que “dependamos de los sacerdotes procedentes del extranjero”.

Uno de los desafíos que debe afrontar la Iglesia en estos lugares es la gran secularización de la sociedad. “Nuestra tarea diaria es tratar de ser testigos de la fe. Sin embargo, hoy vemos que hay mucho más interés en la religión: los periódicos hablan de oración, de Dios y de la Iglesia, y a veces, es verdad, en modo muy crítico, pero al menos hablan”. Monseñor Arborelius recuerda que antes la situación era muy diferente, porque ni siquiera se hablaba de la religión. Hoy la gente es más abierta de lo que pensamos. Esto supone también una oportunidad para predicar el Evangelio a la gente de Escandinavia”.

Hablando de las relaciones con otras iglesias cristianas, el presidente de la Conferencia Episcopal explica que con la Iglesia Luterana acaban de concluir un diálogo sobre la Doctrina de la Justificación. “Creo que es un signo profético para demostrar que en este punto ahora estamos mucho más cerca, porque sobre otros muchos temas la situación se ha hecho un poco difícil”. Por otra parte, destaca “el cambio en la actitud de muchas iglesias que antes eran más bien anti-católicas”. El tema del ecumenismo, asegura, “se ha convertido en una tarea urgente en nuestros países, donde los cristianos son pocos y es importante ser capaces de demostrar que tenemos una fe común en Jesús, porque mucha gente de fuera sólo habla de los conflictos entre los cristianos”.

El obispo de Estocolmo también pone de relieve que existen muchas iniciativas en varios lugares para poner en contacto a cristianos y musulmanes, aunque no esconde las dificultades existentes, como por ejemplo el hecho de que “numerosos cristianos huidos de Irak, debido a una situación de persecución en aquel país, tienen fuertes resentimientos por el modo en que han sido tratados por los grupos islámicos”. Por eso, concluye, “buscar un diálogo más profundo con el Islam y las otras comunidades religiosas, es un desafío”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére