Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El rabino Neusner escribe sobre su amigo Benedicto XVI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rabino estadounidense Jacob Neusner, considerado uno de los grandes biblistas del panorama internacional, ha trazado un breve balance de los cinco años de pontificado de su amigo Benedicto XVI.

En sus primeros cinco años de papado, “el Papa ha dado muestras de su humildad, generosidad y amor”, escribe en un artículo publicado recientemente en el Corriere della Sera. Sin embargo, añade, “el mundo necesita tiempo para acostumbrarse a este Papa-erudito, que afronta directamente y sin titubeos las cuestiones fundamentales y deja a un lado las bagatelas cuando es posible”.

El rabino, de 77 años, que conoció personalmente a Benedicto XVI durante su visita a la sinagoga de Nueva York, en 2008, resalta que el Papa “habla como un erudito y pronuncia verdades cristianas así como las enunciaba el “infalible” obispo de Roma. Un estudioso debe actuar de esa manera”.

Refiriéndose al encuentro que mantuvo con el Santo Padre en Roma en enero pasado, recuerda que al preguntarle cuáles eran sus intenciones una vez completado el segundo volumen de “Jesús de Nazaret”, el Papa respondió con una sonrisa: “Ninguna más. Este es mi último libro. Tengo otros compromisos que afrontar”.

En su primer volumen sobre “Jesús de Nazaret”, el Pontífice reconoce la gran ayuda que supuso la lectura del libro de Neusner, “Un rabino habla con Jesús”, volumen publicado en los Estados Unidos en 1993 y que apareció en 2008 en español.

“Lo que el mundo ha aprendido en los últimos cinco años sobre el Papa-erudito es el precio que la academia paga por sostener la verdad y mantener la propia integridad. La infalibilidad tiene su precio. La gente prefiere políticos capaces de mediar en lugar de personajes críticos y propensos a las controversias. Esto es lo que nos enseñan los papas-estudiosos en general. Pero lo que he aprendido de Benedicto XVI, en particular, es algo más. La genuina integridad de este hombre y su capacidad de exponer la verdad a la humanidad”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére