Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

“La presencia cristiana en la Universidad se hace cada vez más exigente”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa cuenta mucho con los jóvenes. Su última audiencia pública antes de sus vacaciones fue el pasado sábado. Recibió a 1.500 estudiantes universitarios de 31 países europeos, el día en que se celebraba la memoria de San Benito, patrón de Europa, nombre que eligió al ser elegido sucesor de Juan Pablo II.

A los participantes en el Primer Encuentro Europeo de Universitarios, promovido por el Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), el Santo Padre les recordó la espléndida Jornada Mundial de la Juventud de Sidney, hace exactamente un año, a la que seguirá la gran cita de Madrid en agosto de 2011, un encuentro que el Papa prepara con gran ilusión.

Tras hacer hincapié en que los jóvenes son “el futuro de Europa”, subrayó que “la nueva síntesis cultural que en estos momentos se está elaborando en Europa y en el mundo globalizado, necesita la contribución de intelectuales capaces de proponer de nuevo el diálogo sobre Dios en las aulas”.

El Pontífice les comentó que "la presencia cristiana en la Universidad se hace cada vez más exigente y al mismo tiempo fascinante, porque la fe está llamada a ofrecer su servicio insustituible al conocimiento que, en la sociedad contemporánea, es el verdadero motor del desarrollo”.

Joseph Ratzinger elegió el nombre de Benedicto XVI en homenaje a Benedicto XV, que guió la Iglesia durante la Primera Guerra Mundial, y fue un “valiente y auténtico profeta de paz”, que trató de evitar el drama de la guerra y limitar sus nefastas consecuencias.

Así mismo, éste es el nombre del padre del monacato occidental: San Benito de Nursia, fundador de la Orden Benedictina, cuya expansión influyó enormemente en la difusión del cristianismo en todo el Continente. San Benito es para el Papa un punto de referencia fundamental para la unidad de Europa, y un reclamo a las irrenunciables raíces cristianas de su cultura y de su civilización.

Por Alfonso Bailly-Bailliére