Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El pintor ateo que pinta al Papa durante sus audiencias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un pintor alemán de Leipzig, Michael Trigel, está terminando un retrato de Benedicto XVI, que podría convertirse en el segundo retrato oficial tras el realizado en 2007 por la artista rusa Natalia Tsarkova.

Trigel ya ha hecho los primeros bosquejos durante la audiencia de los miércoles en el Aula Pablo VI del Vaticano y espera que el nuevo retrato esté listo dentro de unos meses.

Aunque se considera ateo, el pintor alemán siempre ha tenido una cierta inclinación hacia la Iglesia católica. En 2009 hizo el retrato del obispo alemán Gerhard Ludwig Müller, de Ratisbona.

En realidad, la pintora oficial de los papas -aunque no existe una designación, como si se tratara de un cargo- es al menos hasta ahora, Natalia Tsarkova, de religión ortodoxa, que lleva quince años trabajando en la Ciudad Eterna. Sus primeras obras rusas se agotaron y recibió muchos encargos de aristócratas, políticos y hombres de arte de Italia. Sin embargo, el verdadero éxito y fama llegaron después realizar dos retratos oficiales de Juan Pablo II.

De su pincel salieron tres retratos de pontífices romanos: Juan Pablo I (póstumo), Juan Pablo II y Benedicto XVI, además de otros de cardenales de la curia romana y de la familia real del actual monarca del Gran ducado de Luxemburgo.

Benedicto XVI recibió de manos de la pintora rusa el retrato oficial de su pontificado. El cuadro, realizado con ocasión de su 80 cumpleaños -16 de abril de 2007-, tiene 180 centímetros de alto por 120 de ancho.

En este contexto, ayer se inauguró en el Palacio Cesi, cerca de San Pedro, una exposición antológica itinerante de la pintora italiana Dina Bellotti, nacida en Alessandria en 1912 y fallecida en Roma en 2003. Bellotti también era conocida entonces como “la pintora de los papas”. A partir de la primera mitad de los años setenta realizó algunos retratos de Pablo VI y, más tarde, de Juan Pablo II, que se conservan en el Vaticano.

Por Alfonso Bailly-Bailliére