Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La paloma que siempre vuelve al balcón del Papa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI se unió ayer domingo a la Jornada de Intercesión por la Paz en Tierra Santa, celebrada a nivel mundial, y liberó dos palomas desde la ventana de su estudio privado que da a la Plaza de San Pedro.

Junto al patriarca latino de Jerusalén, Su Beatitud Fouad Twal, y al custodio de Tierra Santa, padre Pierbattista Pizzaballa, el Papa se unió espiritualmente “a la oración de tantos cristianos de todas las partes del mundo”.

Siguiendo una antigua tradición, un niño y una niña de Acción Católica, que participaron en la “Caravana de la Paz” junto con otros tantos coetáneos, sus familias y educadores, subieron al apartamento del Papa para pronunciar un mensaje de paz y liberar a las dos palomas.

Como ya sucedió en más de una ocasión, tanto durante el pontificado de Juan Pablo II, como en el actual, la segunda paloma liberada regresó al interior de la oficina del Papa, mientras que la primera se quedó rezagada ante la ventana. En el segundo intento, el ave emprendió el vuelo en medio del aplauso de los fieles.

Benedicto XVI también expresó ayer su cercanía con todas las personas que padecen la lepra, al celebrarse la Jornada Mundial dedicada a la lucha contra esa enfermedad, y alentó a los agentes sanitarios y a los voluntarios a prodigarse para liberar al mundo de la enfermedad de Hansen.

En un mensaje enviado con motivo de esta Jornada, el presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, el arzobispo Zygmunt Zimowski, hizo un llamamiento a la comunidad internacional y a las autoridades de cada Estado a desarrollar y reforzar las estrategias necesarias para luchar contra la lepra, tratando de que sean más eficaces, sobre todo donde el número de nuevos casos es todavía elevado.

Por Alfonso Bailly-Bailliére