Lunes 20/10/2014. Actualizado 01:00h

Crónica de Roma

Las palabras del Papa a las familias rotas

Durante la Misa de clausura el Papa tuvo unas palabras para las familias que sufren el divorcio y la separación: "El Papa y la Iglesia están con vosotros".

Quizás entre el cuervo y las últimas cartas confidenciales publicadas hayan hecho pasar desapercibido el Encuentro Mundial de las Familias. Pero más de un millón de personas no pueden pasar sin pena ni gloria y es que ése fue el número de personas que se trasladaron hasta Milán para asistir con Benedicto XVI a la Misa de clausura y escuchar lo que el Papa tiene que decir a las familias del mundo.

Benedicto XVI sabe que la familia tal y como la Iglesia la propone es cada vez menos frecuente. Las separaciones y los divorcios están a la orden del día y son uno de los principales cánceres de la sociedad. No es sólo la disolución de una familia sino el sufrimiento que cada uno de los miembros de ella soporta al ver rota la estructura sobre la que se sostenía. El Papa es consciente de ello, por eso dedicó unas palabras a estas familias que viven la ruptura. "A quienes comparten las enseñanzas de la Iglesia sobre la familia, y que están marcados por experiencias de fracaso y separación. Sabed que el Papa y la Iglesia os sostienen en vuestra dificultad", dijo.

Para sobrellevar tal un sufrimiento, les animó a buscar apoyo, a no cerrarse, a dejarse ayudar y a "permanecer unidos a las comunidades". También pidió a las diócesis pongan en marcha "adecuadas iniciativas de acogida y cercanía" para ayudar a estas familias necesitadas.

Durante esos días en Milán el Papa habló de todos los temas referentes a la familia. Pero estas palabras de unión, de solidaridad, de apoyo y cercanía con quienes sufren en carne propia la ruptura y el fracaso de un matrimonio fueron especialmente significativas por tener lugar en un encuentro de estas características, en el Encuentro Mundial de las Familias y dejan ver que el Papa sabe perfectamente de lo que adolece la sociedad y por eso intenta ponerle remedio o, al menos, estar al lado de quienes sufren la separación, el alejamiento y la soledad: "El Papa y la Iglesia están con vosotros".

·Publicidad·
·Publicidad·