Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El obispo ortodoxo búlgaro también desea "con todas sus fuerzas" la comunión con los católicos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El logro de la unidad de todos los cristianos no es sólo un deseo y un compromiso del Romano Pontífice. Al final de la audiencia general celebrada el miércoles en la Plaza de San Pedro, el obispo ortodoxo búlgaro Tichon prometió al Papa que “no ahorrará esfuerzos” para tratar de reconstruir cuanto antes "la comunión entre católicos y ortodoxos”.

Después de las buenas noticias sobre el paso de medio millón de fieles anglicanos a la Iglesia católica, el prelado cabeza de la diócesis para Europa central y occidental del Patriarcado de Bulgaria, habló al Santo Padre del deber de "encontrar la unidad lo antes posible y celebrar finalmente juntos. La gente -dijo- no entiende nuestras divisiones y nuestras discusiones. Un católico no se convertirá en ortodoxo y viceversa, pero debemos acercarnos juntos al altar".

Según Tichon "es importante el diálogo teológico que se está llevando a cabo estos días en Chipre, pero no se debe tener miedo a decir que es necesario encontrar lo antes posible el modo de celebrar juntos”.

La Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa en su conjunto acaba de celebrar su XI sesión plenaria en Chipre, durante la cual ha reflexionado sobre el papel del Obispo de Roma en la comunión de la Iglesia en el primer milenio, cuando aún no se había producido el Cisma de 1054. Otra cuestión que han estudiado es cómo el contenido del primado del sucesor de San Pedro ha evolucionado en el segundo milenio, tras la ruptura entre las dos confesiones, y cuál es la situación tras el Concilio Vaticano I y II.

El obispo búlgaro Tichon aseguró al Pontífice que la aspiración de la unidad “es un sentimiento surgido de los trabajos de la asamblea” de su diócesis, celebrada en Roma, en la participaron todos los sacerdotes y dos delegados de cada parroquia ortodoxa búlgara.

“Hemos venido donde el Papa -dijo con emoción- para expresarle nuestro deseo de unidad y también porque él es el Obispo de Roma, la ciudad que ha acogido nuestra asamblea”.

La Iglesia Ortodoxa Búlgara es una de las iglesias autocéfalas de la comunión ortodoxa, es decir, según su estatus, el obispo no responde a ninguna autoridad de mayor rango. En la actualidad cuenta con unos 6,5 millones de fieles en Bulgaria y 1,5 millones en otros lugares del mundo (sobre todo Europa, América y Australia). El 86% de la población búlgara es ortodoxa, el 13% musulmana y los católicos, tanto de rito latino como bizantino, son el 1%.

Por Alfonso Bailly-Bailliére