Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La objeción de conciencia sigue siendo un derecho

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI volvió a defender la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, así como el derecho a la vida y a la objeción de conciencia sanitarios, temas de gran actualidad y de debate en Europa.

En los discursos dirigidos a los nuevos embajadores de los Países Bajos y Estados Unidos ante la Santa Sede, el Papa rechazó los otros "modelos alternativos de familias", alegando que pueden afectar al desarrollo integral del hombre.

Resaltando la importancia de la escuela en la formación de las personas, el pontífice dijo que las familias, construidas sobre la base de un "matrimonio estable y fructuoso" entre un hombre y una mujer, son más fundamentales que las escuelas. Y es que no se puede delegar a la escuela la transmisión de los valores y las virtudes.

Durante la presentación de las cartas credenciales del nuevo representante de Estados Unidos ante la Santa Sede, el teólogo de origen cubano Miguel Humberto Díaz, el Papa resaltó que la crisis de las democracias contemporáneas exige un diálogo razonado para el discernimiento de políticas sabias y justas que respeten la naturaleza y la dignidad humanas.

Tras destacar la contribución de la Iglesia estadounidense en este campo, sobre todo por medio de la formación de las conciencias y la educación, aseguró que es necesario un claro discernimiento en relación con los temas que afectan a la protección de la dignidad humana y al respeto del derecho inalienable a la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, así como del derecho a la objeción de conciencia por parte del personal sanitario y de todos los ciudadanos en general.

Sobre este último tema, valga el aliento del Papa al personal sanitario -médicos y farmacéuticos-, para que resistan a la presión de las leyes injustas de ciertos gobiernos y ejerzan el derecho a la objeción de conciencia en defensa de todos los seres humanos, especialmente de los más frágiles e indefensos.

Por Alfonso Bailly-Bailliére