Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Los obispos católicos del mundo árabe se reúnen en Roma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Sínodo de Obispos de Oriente Medio se inaugura este domingo, 10 de octubre, en el Vaticano con la Misa presidida por el Papa. Asistirán a las reuniones, que se prolongarán durante dos semanas, los 150 obispos de países que van desde Egipto hasta Turquía. A ellos se unirán los obispos de la diáspora, los expertos, auditores, delegados fraternos de otras confesiones cristianas, representantes del judaísmo y del Islam, llegando a un total de 300 personas.

La lengua árabe será una de las más utilizadas en este sínodo. Cada obispo dispondrá de cinco minutos para intervenir en las sesiones matutinas y vespertinas, a las que normalmente asiste el Papa, y al final de cada jornada habrá espacio para el debate.

La principal novedad de la Asamblea Especial para Oriente Medio es su duración, que será de dos semanas en lugar de tres, porque el número de participantes es un poco más reducido con respecto a las otras asambleas ordinarias generales.

Según monseñor Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo, se quiere dar la máxima visibilidad a la Iglesia Católica en esta región tan vital en la historia del cristianismo, que desde hace 2000 años sufre tensiones y conflictos religiosos y políticos. “El hecho de que a pesar de las situaciones adversas, millones de cristianos han permanecido en sus tierras -subraya- ya es un signo de fuerza y presencia del Espíritu Santo”.

Por otra parte, se recordará el papel de la literatura árabe-siriaca, no solo en las tradiciones de las Iglesias orientales, sino también en la formación de la cultura árabe. Y es que, recuerda el secretario general del Sínodo, “las comunidades cristianas árabes son un puente natural con el Islam”.

Otro tema que saldrá a relucir en estos catorce días de asamblea, es el de la educación en la fe, además del papel especial que tienen los jóvenes en Oriente Medio. “Es muy importante –afirma monseñor Eterovic- que conozcan la Biblia, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento. Esto también tendrá un impacto fundamental en el diálogo con el judaísmo, que es uno de los grandes objetivos del Sínodo, como lo es también el diálogo difícil, pero necesario, con el Islam”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére