Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Un nuevo acercamiento entre China y la Santa Sede

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace unos días fue ordenado un obispo “oficial” y a la vez reconocido por Roma en la provincia china de Jiangsum, sumándose a otras dos recientes consagraciones. Es sin duda un paso adelante en la decisión de Pekín de hacer concesiones aceptando a obispos reconocidos por Roma.

El nuevo obispo de la diócesis de Haimen, vacante desde 2006, es monseñor Joseph Shen Bin, de 41 años de edad y 14 de sacerdocio. Esta sede cuenta actualmente con 9 sacerdotes, 21 religiosas, 3 seminaristas y 30.000 fieles, de los que la mayor parte son campesinos y obreros.

La solemne ceremonia de consagración, en la que concelebraron una veintena de sacerdotes, contó con la presencia de dos mil fieles. Según algunos observadores locales, estas ordenaciones suponen una evolución importante en las relaciones entre el Estado y la Iglesia en China. A pesar de la presencia en dos de ellas de un obispo ilegítimo (sin mandato pontificio), parecen mostrar que Pekín se decide a hacer concesiones, tolerando las candidaturas de prelados reconocidos por Roma, que antes se habrían visto obligados a la clandestinidad.

Teniendo en cuenta las dificultades y presiones que deberá afrontar en su labor pastoral y al número limitado de colaboradores, el joven obispo Shen se muestra muy animado y tiene una gran esperanza en la tarea que le ha sido encomendada.

Su celo pastoral se refleja en las que considera sus principales prioridades: la formación de las generaciones más jóvenes; la ayuda a los estudiantes pobres para facilitar su educación y la creación de equipos de asistencia caritativa en favor de los desheredados.

Para los sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos, el obispo tiene previsto organizar cursos sobre espiritualidad y cultura con el fin de ayudarles a comprender mejor la vocación cristiana y participar más activamente en la evangelización. Un proyecto ambicioso que puede servir de modelo para muchos pastores.

Por Alfonso Bailly-Bailliére