Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Los nombramientos heredados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Francisco comienza poco a poco a tomar las riendas de la curia. Y el primer paso ha sido nombrar al español José Rodríguez Carballo, secretario de la Congregación para la Vida Consagrada, un cargo que ya estaba elegido y que él ha ratificado. También hereda el cargo del responsable del IOR, el banco vaticano.

El de Rodríguez Carballo podría parecer un cambio sin importancia, pero la Congregación para la Vida consagrada es una de las más importantes, especialmente ahora en la que la falta de vocaciones y el abandono de tantas otras de la vida religiosa hace más visible y palpable la necesidad de una buena gestión también desde el más alto nivel en el Vaticano. Por eso, para ayudar al cardenal brasileño Joao Braz de Avid, el Papa ha decidido sustituir al americano y redentorista Joseph William Tobin y poner al español y superior de los franciscanos, José Rodríguez Carballo.

Era algo necesario, Tobin llevaba más de tres años en el puesto de secretario de esta congregación por lo que era un buen momento para que llegaran nuevos aires a la Curia.

Algo similar ocurre con el nuevo presidente del banco vaticano IOR, el belga Bernard de Corte, que junto con el alemán Ernest von Freyber entraron en el consejo de administración del IOR en el tiempo de descuento del pontificado de Benedicto XVI y que ahora llevaran a cabo su actuación financiera según los criterios de Francisco. A pesar de que se escuchan rumores de que al nuevo Papa no le importaría cerrar el banco vaticano. Sin embargo no parece que el problema resida en la existencia o no del IOR, Instituto de Obras Religiosas, sino de su uso y buena gestión, en definitiva de su transparencia y adaptación a las normas europeas y sobre todo a los duros criterios de Menyval que con ojo preciso mira las cuentas del Vaticano. Ahora que el pontificado de Francisco comienza a rodar con normalidad y las cosas van poniéndose poco a poco en su sitio, Von Freyber recoge el difícil testigo de Ettore Gotti Tedeschi, quien fue destituido mal y pronto de la presidencia del banco del Vaticano y sobre todo en unas condiciones nada claras. Comienza la actuación de Von Freyber a quien tampoco nadie se esperaba, ya que todas las quinielas apuntaban a Carl Anderson, de los Caballeros de Colón como sucesor de Tedeschi. Un nombramiento, el de Freyber, heredado directamente de los últimos días de Benedicto XVI desde la Sede de Pedro.

Son los primeros nombramientos, las primeras puertas que se abren al cambio, de una manera o de otra, de la Curia vaticana y de todo lo que le rodea.

@blancaruizanton

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·