Miércoles 07/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Una marcha muy especial recorrió el domingo las calles de Roma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miembros del Movimiento por la Vida italiano, arropados por cientos de personas marcharon el domingo por algunas vías de Roma hasta confluir en la Plaza de San Pedro.

Los numerosos manifestantes contrarios al aborto habían convocado tres días de movilización con motivo de los 32 años transcurridos desde la promulgación de la llamada “ley 194”, culminados con una doble manifestación; una ante el Senado y otra en San Pedro.

En el momento de los saludos tradicionales al final del rezo del Regina Coeli, el Papa puso de relieve que el Movimiento por la Vida “promueve la cultura de la vida y ayuda concretamente a tantas mujeres jóvenes a llevar a término un embarazo difícil”.

Benedicto XVI recordó en este contexto las palabras de la Beata Teresa de Calcuta: “Aquel niño pequeño, nacido y aún no nacido, ha sido creado para una gran cosa: amar y ser amado”.

Como se sabe, existen leyes sobre el aborto como la que está a punto de entrar en vigor en España que no sólo no contempla ayudas ante un embarazado indeseado, sino que deja sola a la mujer ante este drama. Por otra parte, España es el único país de la Unión Europea que no prevé en su gasto social ayudas a las mujeres embarazadas y tampoco estimula la posibilidad de adopciones.

En diciembre de 2009, se presentó en el Senado de la República Italiana una propuesta de ley para reconocer los derechos de la persona desde su concepción. El objetivo es modificar el Código civil con las palabras: “Todo ser humano tiene la capacidad jurídica desde el momento de la concepción”.

El presidente del Movimiento por la Vida de Italia, Carlo Casini, que elaboró esta propuesta de ley, invitó entonces a todas las fuerzas políticas a un esfuerzo de convergencia sobre estos temas, ya que “sería verdaderamente importante y significativo que, sobre un tema tan delicado, confluyeran tanto la mayoría como la oposición", destacó.

Por Alfonso Bailly-Bailliére