Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La hipocresía de los defensores del “Estado laico”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si bien es cierto que ya han transcurrido unos días de la visita de Gadafi a Roma, no me resisto a hacer una breve observación al caso a raíz del comentario reciente de un amigo mío.

El líder líbico ha visitado Italia varias veces este año. La última fue para celebrar el segundo aniversario del Tratado de Amistad firmado con esta nación. Berlusconi le recibió con todos los honores de casa, como es usanza, al tratarse de un jefe de Estado.

Al igual que durante la última vez que viajó a la Ciudad Eterna, Gadafi vio cumplido su deseo de encontrarse con un grupo numeroso de jóvenes convocadas por una agencia de modelos y azafatas de congresos. El tema del encuentro fue el Corán. El líder líbico terminó diciendo, nada más y nada menos, que "el Islam debería convertirse en la religión de toda Europa".

Había que ver las caras de muchas de las participantes al terminar el encuentro para darse cuenta de que el “show” no había resultado tan atractivo como parecía en un principio.

La opinión pública se limitó a resaltar la parte más folclórica del programa de Gadafi en Roma, sobre todo el encuentro con las chicas. Lo que lo que realmente le importaba era dejar claro que el Islam no discrimina a las mujeres, y les regaló una copia del Corán.

Ahora bien, ¿dónde se encontraban los estudiantes, profesores y los acérrimos defensores del Estado “laico” que no permitieron a Benedicto XVI pronunciar una conferencia en la Universidad 'La Sapienza' de Roma hace un par de años, con motivo de la inauguración del año académico y cuyo tema no era la religión cristiana.No queremos ser polémicos, pero si para los defensores del Estado “laico” la religión no puede “entrar” en las aulas y solo se puede hablar de ella en privado, ¿por qué no boicotearon el acto de Gadafi?

Por Alfonso Bailly-Bailliére