Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Un gesto histórico del Papa hacia los judíos de Roma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En su visita a la sinagoga de Roma, que se desarrolló en un clima de gran cordialidad, Benedicto XVI rindió homenaje a los más de 1.000 judíos romanos que perdieron la vida en los campos de exterminio nazis e invocó la paz para todo el mundo, pero sobre todo para Tierra Santa y Oriente Medio.

Evocando su peregrinaje a Tierra Santa del año pasado y a Estados Unidos en 2008, donde visitó la Sinagoga de Nueva York, el Santo Padre recordó que la Iglesia “ha deplorado la falta de sus hijos e hijas, pidiendo perdón por todo lo que haya podido favorecer de algún modo las plagas del antisemitismo y del antijudaísmo”.

El presidente de la Comunidad Judía de Roma, Riccardo Pacifici, lamentó "el silencio de Pio XII frente a la Shoah, que todavía duele", pero también reconoció la valentía con que muchos religiosos y eclesiásticos católicos protegieron a numerosos judíos en iglesias y conventos.

Hablando de la tragedia de la Shoah, el Papa recordó que hubo gente que permaneció indiferente, señalando que al mismo tiempo, muchos católicos reaccionaron con valentía, sacrificando sus propias vidas. “También la Sede Apostólica –dijo- desarrolló una acción de socorro, a menudo escondida y discreta”.

En este sentido, expresó el deseo de que la memoria de estos hechos “refuerce los lazos que nos unen para que crezca la comprensión, el respeto y la acogida” entre judíos y católicos.

El Pontífice se refirió a la cercanía y fraternidad espiritual entre cristianos y judíos a través de la Sagrada Biblia. En concreto, comentó la centralidad del Decálogo -las “Diez Palabras", los “Diez Mandamientos”-, “que constituyen la estrella polar de la fe y de la moral del pueblo de Dios”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére