Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La crisis económica repercute en el balance de la Santa Sede

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El balance consolidado de la Santa Sede cerró en 2008 con un déficit de 911.514 euros. La crisis económica global en el sector financiero ha afectado inevitablemente a los resultados, a pesar de los esfuerzos por equilibrar la balanza. Así lo reconoció el Consejo de Cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede, que se reunió en el Vaticano la semana pasada.

Entre los trece purpurados que forman parte de este organismo se encuentran, además del arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, los arzobispos de Lima, Caracas, Sidney, Seúl y Manila.

Los cardenales explicaron que las salidas de dinero de la Santa Sede se atribuyen mayoritariamente a los gastos ordinarios y extraordinarios de sus dicasterios y organismos, en los que trabajan 2.732 personas, de las cuales 761 son eclesiásticos, 334 religiosos y religiosas y 1.637 laicos.

En la reunión, la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede presentó también el balance de ingresos y gastos de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, que refleja una pérdida de poco más de 15 millones de euros.

La Gobernación es la estructura que provee los recursos para la gestión del territorio, de las instituciones y de las estructuras, así como el ejercicio de las actividades de apoyo a la Santa Sede. Bajo su jurisdicción trabajan 1.894 personas. Su presupuesto es independiente al de la Santa Sede y que tiene en cuenta los servicios propios de este territorio (desde los Museos hasta su farmacia o cuerpo de policía).

El balance de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano refleja el inicio del estudio para una infraestructura de comunicación integrada que comprende los servicios de telefonía e Internet, las aportaciones para la instalación de una estructura fotovoltaica en el techo del Aula Pablo VI y el compromiso económico y financiero sostenido para la tutela, valorización y restauración del patrimonio artístico de la Santa Sede (restauración de la Capilla Paulina y obras en las basílicas papales de San Pablo Extramuros y de Santa María la Mayor. El último apartado concierne al balance del Óbolo de San Pedro, que está constituido por el conjunto de ofertas que hacen al Santo Padre las Iglesias particulares, sobre todo con ocasión de la solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, así como de las contribuciones que hacen llegar los institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, las fundaciones y algunos fieles. La cantidad recaudada en 2008 fue de 54.387.714 euros, y aunque aumentaron los donativos, sin embargo, hubo una ligera disminución debido a la situación económica general.

Las mayores contribuciones en 2008 han llegado de las diócesis de Alemania, seguidas de las de Estados Unidos e Italia. Resulta muy significativa, en razón del número de católicos, la aportación de Corea y de Japón. Estas contribuciones se distinguen de las establecidas mediante acuerdos bilaterales, como por ejemplo el “Otto per mille” en Italia, o el cinco por mil en España, que se destinan a las respectivas iglesias particulares.

Por Alfonso Bailly-Bailliére