Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El diálogo con los lefebvrianos será largo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las negociaciones entre la Santa Sede y la Fraternidad San Pío X, fundada por el fallecido arzobispo cismático Marcel Lefebvre (1905-1991) comenzarán el próximo 26 de octubre. Se prevé un largo espacio de tiempo hasta que se llegue a una solución que contemple la vuelta completa a la unidad de este grupo.

Los coloquios se celebrarán en el Palacio del Santo Oficio y los contenidos de las conversaciones, que versarán "sobre las cuestiones doctrinales abiertas", serán reservados, aunque se hará público un comunicado al final de los encuentros.

Por parte de la Comisión “Ecclesia Dei" (que se encarga de las relaciones con los lefebvrianos), participarán además del secretario, monseñor Guido Pozzo, el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el arzobispo Luis F. Ladaria Ferrer, S.I. y los expertos: padre Charles Morerod, O.P., secretario de la Comisión Teológica Internacional; monseñor Fernando Ocáriz, Vicario General del Opus Dei y el padre Karl Josef Becker, S.I., los tres consultores de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Por parte de los lefebvrianos asistirán el español Alfonso de Galarreta -uno de los cuatro obispos a los que Benedicto XVI levantó la excomunión-, actualmente director del Seminario La Reja, en Argentina; Benoit de Jorna, director del seminario San Pío X de Econe (Suiza); Jean Michel Gleize, profesor de eclesiología, y Patrick de la Rocque, prior del Priorato San Luis de Nantes (Francia).

A pesar de que el Papa, con un gran gesto de misericordia, quitó la excomunión en enero de este año a los cuatro obispos ordenados por Lefebvre, las cuestiones doctrinales todavía permanecen abiertas y hasta que no sean clarificadas, la Fraternidad no tendrá un estatus canónico en la Iglesia y sus ministros no podrán ejercer de manera legítima ministerio alguno.

Benedicto XVI aseguró que la Fraternidad San Pío X tiene que aceptar el Concilio Vaticano II. Sobre este tema, el cardenal arzobispo de Viena, Cristoph Schonborn, dijo que en estas conversaciones, la Santa Sede "explicará muy claramente" a los lefebvrianos "lo que no es negociable, como el diálogo con los judíos y las demás religiones y confesiones cristianas, y la libertad religiosa como derecho fundamental de la humanidad". El purpurado recordó asimismo que Benedicto XVI ve como "un deber suyo, y con razón, el compromiso por la unidad de la Iglesia".

El superior de la Fraternidad, Bernard Fellay, a quien también el Papa quitó la excomunión, dijo recientemente que la solución "es un regreso al pasado", y reiteró que del Concilio Vaicano II “hay cosas buenas y malas y muchas de ellas ya se han superado”. Preguntado por qué estatus jurídico espera para la Fraternidad, el prelado dijo que el deseo es una prelatura, aunque aseguró no tener una preferencia.

La Fraternidad de San Pío X cuenta con cuatro obispos y cerca de medio millar de sacerdotes y más de 600.000 fieles repartidos por todo el mundo, especialmente en Suiza, Francia, Argentina, EEUU, Alemania, Chile y Colombia.

Por Alfonso Bailly-Bailliére