Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El cura Popieluszko conquista Varsovia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sacerdote Jerzy Popieluszko, asesinado a sus 37 años por el régimen comunista polaco, será beatificado este domingo en Varsovia, en una ceremonia presidida por monseñor Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en representación de Benedicto XVI.

Además del trabajo parroquial, en la Iglesia de San Stanislao Kostka, Popieluszko desarrollaba su ministerio entre los trabajadores, organizando conferencias y encuentros de oración. También asistía a los enfermos, pobres y marginados.

Debido a su valentía en la defensa de los derechos humanos, la petición de libertad y justicia, la capacidad de amar incluso a quienes le perseguían, se convirtió en seguida en una amenaza para el régimen dictatorial.

Sostenía el movimiento Solidarnosc (Solidaridad) en sus batallas para tratar de garantizar mejores condiciones sociales para la libertad, la justicia y el progreso. En 1982, Juan Pablo II brindó por primera vez públicamente su apoyó al sindicato con estas palabras: “Solidarnosc es la expresión de un gran esfuerzo que los hombres del trabajo han realizado en mi patria para asegurar la verdadera dignidad del trabajador”. Hoy, añadió, pertenece “al patrimonio de los trabajadores de Polonia y de todo el mundo”, y es una parte “del bien común, de la justicia y de la paz”.

En octubre de 1984, cuando regresaba de un servicio pastoral de una localidad cercana a Torun fue secuestrado por tres funcionarios del ministerio del Interior, que le golpearon y torturaron. Le pusieron una roca en los pies y lo echaron al río Vístula cuando todavía estaba vivo.

A pesar de las amenazas y de la violencia, más de medio millón de personas estuvieron presentes en el funeral del padre Popieluszko.

El pasado viernes 28 de mayo se presentó en el Vaticano una película del director Rafal Wieczynski titulada: “Popieluszko. Non si può uccidere la speranza”. (Popieluszko: no se puede asesinar la esperanza).

Por Alfonso Bailly-Bailliére