Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Un concierto (español) para el Papa con motivo de su santo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El viernes 19 de marzo, solemnidad de San José, patrono de la Iglesia universal, Benedicto XVI celebra su onomástico y el Vaticano se engalanará de fiesta.

Ese día no está prevista ninguna audiencia pública ni privada. Joseph Ratzinger podrá transcurrir un día tranquilo e incluso disfrutar de una de sus pasiones: la música clásica.

A las 18,00, en la Sala Clementina del Vaticano, habrá un concierto en su honor. El Cuarteto “Henschel”, de arcos y la soprano Suzanne Kelling ejecutarán “Las siete últimas palabras de Cristo sobre la Cruz”, de Joseph Haydn, dirigidos por el compositor y maestro aragonés José Peris Lacasa, organista de honor en la Capilla del Palacio Real de Madrid.

Según Peris, personas que frecuentan los círculos musicales debieron hablarle a Benedicto XVI de “Las siete últimas siete palabras de Cristo” y el Papa debió manifestar interés por escuchar esa obra. “Así comenzó todo: recibí cartas, llamadas; y se dirigió a mí el prefecto de la Casa Pontificia, monseñor James Harvey” para cursarme una invitación.

El 19 de marzo de 2009, el Santo Padre se encontraba en Camerún, durante el viaje apostólico que también le condujo a Angola. Aquel día presidió una celebración eucarística en un estadio de Yaundé, con motivo de la publicación del instrumento de trabajo de la II Asamblea Especial del Sínodo para África, que se celebraría en octubre en el Vaticano.

El Papa felicitó a todos los que como él “han recibido la gracia de llevar este hermoso nombre” y recordó que “José es en la historia el hombre que dio a Dios la prueba más grande de confianza”.

Dirigiéndose en particular a los padres de familia, cuyo modelo es San José, les pidió que aprendieran del esposo de la Virgen “el secreto” de la paternidad, así como a respetar y amar a sus esposas y a guiar a los hijos con amor y con su presencia atenta a Dios.

Por Alfonso Bailly-Bailliére