Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El complejo camino hacia la reforma de los medios de comunicación vaticanos

Comienza una nueva etapa en la reorganización mediática vaticana.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Proceso que se ha topado con varias dificultades y que se enfrenta con numerosos desafíos.

Un artículo de...

Mercedes De La Torre
Mercedes De La Torre

Más artículos de Mercedes De La Torre »

El objetivo es ambicioso porque se busca tener una estrategia de comunicación global que consiga una mayor coordinación entre la Oficina de Prensa de la Santa Sede con Radio Vaticano, el Centro Televisivo Vaticano (CTV) y L’Osservatore Romano y que todo esto se lleve a cabo junto al Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales.

En pocas palabras: no duplicar trabajos, reducir costos y sobretodo tener una comunicación más eficaz.

Esta reforma ha tenido dos momentos claves. En primer lugar, la Secretaría de Economía solicitó a McKinsey & Company que realizara una auditoría externa que se llevó a cabo de diciembre de 2013 a marzo de 2014. Un hecho sin precedentes que causó sorpresa e incertidumbre en algunos de los medios vaticanos.

Posteriormente, se constituyó un comité asesor en este ámbito que estuvo compuesto por once personas -seis expertos de diferentes zonas geográficas y cinco miembros del Vaticano- que trabajaron durante varios meses analizando los diferentes medios y que sintetizaron su investigación en un reporte final con fecha del pasado 5 de marzo. 

Este comité asesor ha sido disuelto hace unos días después de entregar este informe final con propuestas concretas al Papa y al Consejo de Cardenales (C9) durante la pasada reunión plenaria que se llevó a cabo del 13 al 15 de abril.

El comité fue presidido por Christopher Patten de Gran Bretaña como presidente quien es canciller en la Universidad de Oxford y presidente de la BBC; Gregory Erlandson (EE.UU.); Daniela Frank (Alemania); el padre Eric Salobir (Francia); Leticia Soberón (nacida en México y que vive actualmente en España) y George Yeo (Singapur).

Representando los medios vaticanos estuvo, como secretario del comité, el monseñor irlandés Paul Tighe quien es el secretario del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales; James Ghisani de Radio Vaticano; monseñor Carlo Maria Polvani de Secretaría de Estado; monseñor Lucio Adrián Ruiz del Servicio Internet de la Santa Sede y Giovanni Maria Vian, director del L'Osservatore Romano.

Llama la atención que este comité, que fue denominado el Vatican Media Committee (VMC), haya sido disuelto y que el Consejo de Cardenales (C9) haya propuesto al Papa instituir una nueva comisión para estudiar dicho informe final y analizar su factibilidad. 

Por este motivo, el pasado 23 de abril el Papa instituyó una nueva comisión compuesta por cinco miembros, en la que solo dos integrantes habían estado en el comité anterior: monseñor Paul Tighe, secretario del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales y monseñor Lucio Adrián Ruiz, jefe de la Oficina del Servicio Internet del Vaticano (dirección de las Telecomunicaciones del Estado de la Ciudad del Vaticano).

Además de los dos monseñores mencionados que integraron el comité anterior, la nueva comisión estará integrada por el padre jesuita Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica y por Paolo Nusiner, director general de Avvenire -el diario de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI)- y será presidida por el director del Centro Televisivo Vaticano (CTV), monseñor Dario Edoardo Viganó.

Algunas consideraciones

Merece la pena destacar que durante estos meses han surgido diferentes rumores que apuntaban que en esta reforma se realizaría una reducción del personal que actualmente trabaja en la comunicación vaticana -incluso algunos temían ser despedidos-. Por este motivo, el prefecto de la Secretaría de Economía, el cardenal George Pell tranquilizó a los empleados en una rueda de prensa cuando explicó que en este plan la cuestión económica “no es la prioritaria”.

Sino más bien, el cardenal Pell insistió en que la reorganización de los medios de comunicación de la Santa Sede busca que la comunicación vaticana sea “más funcional, eficaz y moderna” para adecuarlos “a las nuevas tendencias del sector y mejorar la coordinación” y agregó que quieren fortalecer los canales digitales para “asegurar que los mensajes del Papa estén al alcance de los fieles de todo el mundo, especialmente de los jóvenes”

Al mismo tiempo, el cardenal australiano no ocultó que también buscan “ahorros financieros”. Y en esta fase se encuentran algunos de los medios vaticanos. Por poner un ejemplo, en la radio han decidido reducir el número de enviados a los viajes apostólicos internacionales y este tipo de decisiones no son recibidas con agrado por parte de los empleados.

Por otro lado, uno de los desafíos más grandes es aumentar la coordinación entre la Oficina de Prensa y los medios vaticanos. Una preocupación objetiva surge ante el hipotético caso del sucesor del padre Federico Lombardi. Actualmente gracias a que es el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede y de Radio Vaticano algunas de las funciones son compartidas, sobretodo cuando se trata de realizar servicios en diferentes idiomas.

Cabe mencionar que el trabajo en Radio Vaticano es muy rico y debería de ser potenciando. RV cuenta con ediciones en más de 40 lenguas y 12 alfabetos. Los empleados no realizan solamente los informativos radiofónicos y actualizan la web, sino que además transcriben las palabras del Papa, traducen muchos de los discursos, audiencias y homilías papales, entre otros, sino que también realizan diferentes trabajos bajo la supervisión de los responsables de los programas y la coordinación del padre Lombardi. Un puesto que en el futuro podría ser desempeñado por dos personas diferentes.

Por último, un factor que no puede ignorarse es la función de la estrategia de comunicación que realiza la Secretaría de Estado -sobre todo en cuestiones diplomáticas y de relaciones con los Estados- tema que ha sido impulsado desde hace algunos años gracias a la asesoría del periodista estadounidense Greg Burke.

Valdría la pena saber si en esta reforma buscan crear una estrategia de comunicación vaticana que sea fiel a su misión pero que también aproveche el “fenómeno mediático” como es el Pontificado de Francisco para la evangelización y por otro lado, comprender cuál es el papel del dicasterio de las comunicaciones sociales o si los medios de comunicación vaticanos podrían ser coordinada directamente por la Secretaría de Estado. 

Twitter: @mercedesdelat