Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Un cardenal español para investigar los Vatileaks

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI dijo hace unos meses que instituiría una comisión para estudiar las filtraciones y así lo ha hecho. Al frente de ella, el cardenal español Julián Herranz.

En un brevísimo comunicado la Secretaría de Estado del Vaticano anunció que se ha creado ya la comisión para estudiar las filtraciones de documentos que hace unos meses dieron el salto a los medios de comunicación. En el mismo breve comunicado confirmaron que la comisión ya tiene un calendario de trabajo y que ya ha comenzado a trabajar en una investigación que se llevará a cabo en todos los niveles.

Las filtraciones no pueden quedar impunes. No es tan grave la información que trascendió a los medios de comunicación como la traición y la pérdida de confianza que supone. No se trata de que rueden cabezas, de destituciones o de relevos en los cargos. Se trata de saber que quien esta dentro del redil está con todas las de la ley y que luchará para solucionar los problemas que existen dentro de la Iglesia católica con los medios necesarios, pero siempre en el cauce oportuno.

Benedicto XVI ha hablado claramente de la crisis que afronta la Iglesia, no cierra los ojos ante ella, sino que pone soluciones a los problemas que tiene entre manos. Una de ellas es esta comisión de investigación sobre los Vatileaks.

Son tres cardenales los encargados de poner un poco de luz en esta historia de intrigas vaticanas. Presidiéndola: el cardenal español Julián Herranz, del Pontificio Consejo de los Textos Legislativos y que también forma parte de la comisión de investigación sobre las apariciones en Medjugorje. Le ayudaran el cardenal eslovaco Jozef Tomko y el italiano Salvatore De Giorgi.

No se trata de una medida agradable. A nadie le gusta poner orden así en casa propia, pero es sin duda algo necesario. Las filtraciones de documentos protegidos por el secreto de profesión no pasarían desapercibidas en ninguna empresa o institución y el Vaticano en esto no será una excepción.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·