Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Mercedes De La Torre

El cardenal Ouellet rememora las sorpresas del primer año de Francisco

El prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina (CAL), el cardenal Marc Ouellet ha sintetizado en tres palabras el primer año de Pontificado de Francisco: pobres, familias y jóvenes.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

En ocasión del primer aniversario del Pontificado, el cardenal Oullet ha resaltado algunas “sorpresas” de estos primeros doce meses del Papa argentino en una conferencia que ha pronunciado en la sede de la CAL.


Durante su intervención, Ouellet ha abordado la reflexión sobre la pastoral familiar lanzada por el Papa Francisco en miras a los próximos Sínodos de los Obispos y ha asegurado que “alza controversias y crea expectativas” pero quizá con el riesgo de “alguna desilución”.


Sin embargo, el cardenal canadiense ha asegurado que “vale la pena” retomar la presentanción completa de la antropología bíblica y teológica “para dar respuesta a largo plazo a los desafíos actuales de la evangelización”. En este sentido, ha concluido: “tengo confianza que con su capacidad de escucha, de decisión y de renovación, Papa Francisco sabrá discernir los medios adecuados para relanzar no sólo la pastoral de la familia, sino toda la pastoral de la Iglesia”.


Por otro lado este colaborador cercano del Papa se ha profundizado en la exhortación apostólica Evangelii gaudium y ha asegurado que la prioridad del Pontificado son los pobres por lo que “la amplitud” del proyecto del Papa “sorprende y al mismo tiempo inquieta a ciertos ambientes que lo han acusado de marxismo”.


Pero en realidad –ha explicado- que la visión del Papa de la Iglesia como un “hospital de campo” que “cura a los heridos esparcidos por tierra después de una dura batalla” está guiada por “la convicción de que sólo Cristo salvador responde de verdad a los desafíos de la pobreza y de la injusticia”.


Por último, el prefecto del dicasterio para los obispos ha reflexionado sobre la visión del Papa sobre una imagen de Iglesia “jerárquica y mariana, que diferencia y personaliza los miembros de este pueblo de Dios, sin establecer entre ellos una diferencia en dignidad” y ha recordado las palabras del Papa “de hecho, una mujer, María, es más importante que los obispos”.


De hecho, el cardenal Oullet ha precisado que esta eclesiología tiene consecuencias espirituales y misionarias porque compromete “a servir en espíritu de humildad, misericordia y compasión” y anima a todos los bautizados a “compartir con la humanidad entera la alegría del Evangelio de salvación” por lo que “todas las sorpresas que ha reservado en el curso de este primer año de Pontificado tenían como objetivo el despertar a toda la Iglesia a la misión”, ha concluido.


@mercedesdelat


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·