Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El cardenal Cañizares entrega al Papa el primer volumen del Compendio sobre la Eucaristía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cardenal Antonio Cañizares Llovera entregó ayer al Papa la primera copia del Compendio sobre la Eucaristía, que acaba de publicar la Librería Editora Vaticana, que ostenta los derechos de autor de los textos del Pontífice y de la Santa Sede.

El nuevo prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos encabezó ayer una peregrinación de españoles que habían participado en la beatificación del cardenal Sancha el domingo pasado en Toledo. Al final de la audiencia general se acercó al Papa para ofrecerle el texto y recordarle dos cosas: que el nuevo beato es el padre de los congresos eucarísticos españoles y que el año próximo habrá precisamente un Congreso Eucarístico en Toledo.

El volumen, titulado: "Compendium Eucharisticum", es una iniciativa del dicasterio (oficina) que preside el ex arzobispo de Toledo. Recoge textos del Catecismo de la Iglesia Católica, oraciones y explicaciones de las Plegarias Eucarísticas del Misal, así como todo lo que pueda ser útil para la correcta comprensión, celebración y adoración del Sacramento del altar.

Benedicto XVI acogió la solicitud de los obispos participantes en el Sínodo sobre la Eucaristía celebrado en Roma en octubre de 2005 de que se publicara un instrumento “para ayudar al pueblo cristiano a creer, celebrar y vivir cada vez mejor el Misterio eucarístico”.

El Pontífice se refirió a la futura publicación del texto en la Exhortación Apostólica Postsinodal “Sacramentum Caritatis” (febrero de 2007), que es fruto de la XI Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos. En aquella ocasión, el Papa expresó el deseo de que este instrumento ayude a que “el memorial de la Pascua del Señor se convierta cada vez más en fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia. Esto impulsará a cada fiel -concluyó- a hacer de su propia vida un verdadero culto espiritual”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére