Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El primer obispo anglicano “camino” de Roma asegura que el sacerdocio no es una carrera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

John Broadhurst es el primero obispo anglicano que ha anunciado recientemente que antes de que concluya 2010 renunciará a su puesto para formar parte de la Iglesia católica, y lo hará junto a sus seguidores.

En su primera entrevista desde que hizo el anuncio, Broadhurst señaló que una de las razones que le han llevado a tomar esta decisión es la aceptación de la Comunión Anglicana del matrimonio gay y de las mujeres sacerdotes y obispos.

Los 20-30 obispos anglicanos que han pedido por el momento la entrada a la Iglesia católica, pasarán a formar parte de un Ordinariato personal, la institución creada por el Papa, que permitirá a los fieles ex anglicanos entrar en la plena comunión con la Iglesia católica, conservando al mismo tiempo elementos del propio patrimonio espiritual y litúrgico anglicano, y serán ordenados sacerdotes de la Iglesia católica.

Refiriéndose al debate sobre las mujeres obispos, Broadhurts explica que “el ministerio no es una carrera: en realidad es una vocación. Así que tú haces lo que la Iglesia quiere de ti, no lo que tú quieres de la Iglesia”.

Al preguntarle si está absolutamente seguro de que está dando el paso correcto, y de que no tiene ninguna duda al respecto, asegura que sí. Y afirma que no puede volver atrás si públicamente ha señalado dónde está; “eso es lo que hay que hacer, y lo haré con esperanza”.

Por lo que respecta a la gente que podría seguir su camino de aquí a unos años, aclara que no siguen sus pasos, sino la oferta del Papa. “Creo que al principio serán pocos, porque para muchos sacerdotes, si estás casado y tienes y familia y vives en una casa, es muy difícil pasar a una situación -al inicio- más bien insegura; pero hasta que el ordinariato no esté en marcha nadie puede decir cuántos se van a unir a él”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére