Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Los obispos africanos vuelven a sus diócesis con un mensaje de esperanza y de aliento

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Sínodo africano se clausuró con un mensaje de aliento al continente para que resurja y se convierta en faro esplendente mediante el anuncio del Evangelio, que implica un llamamiento a la reconciliación para que se instaure la justicia y la paz.

Ante varias decenas de miles de fieles que asistieron a la misa solemne y al ángelus con los que clausuró el II Sínodo de Obispos para África, que se ha celebrado en el Vaticano desde el pasado 4 de octubre bajo el lema "La Iglesia en África al servicio de la reconciliación, la justicia y la paz", .Benedicto XVI hizo un llamamiento urgente para que haya un cambio de modelo de desarrollo global que incluya a todos los pueblos.

El Pontífice dijo ante los 244 obispos, de ellos 197 africanos, que han asistido al sínodo, que el suyo era un "mensaje de esperanza". Por eso, animó en varios momentos de la homilía al pueblo africano con estas palabras: "Ánimo, levántate".

Recordó los problemas actuales que debe afrontar África y que han salido a relucir tanto en el mensaje final del sínodo como en las propuestas que los padres sinodales han presentado al Papa para cuando prepare el documento post-sinodal, como la pobreza, las enfermedades, las guerras, las injusticias, violencias y emigraciones forzadas.

Tras poner de relieve que la Iglesia transmite el mensaje de salvación conjugando la evangelización y la promoción humana, dijo que "es necesario reformar" el modelo de desarrollo global, "de manera que incluya a todos los pueblos y no solamente a los que están adecuadamente preparados”. En este contexto aseguró que la globalización es una realidad humana y como tal se puede modificar según uno u otro planteamiento cultural.

Hablando de la necesidad “urgente” de la evangelización de África, el Papa subrayó que implica un "apremiante llamamiento a la reconciliación”, para que se establezcan relaciones de justicia entre los hombres y se construya una paz ecuánime y duradera, que respete a cada persona y a todos los pueblos.

Benedicto XVI anunció ayer que el año próximo viajará Chipre para entregar a los obispos de Oriente Medio el documento de preparación del Sínodo especial que ha convocado para esa región y que se celebrara en el Vaticano en octubre de 2010. Aunque de momento se desconoce la fecha exacta, el viaje podría tener lugar a principios de junio.

Por Alfonso Bailly-Bailliére