Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Vaticano, un paso más cerca de la 'white list'

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Vaticano ha pasado 9 de las 16 medidas de prevención del blanqueo de capital y de la financiación del terrorismo que se le exigían y, además ,en un tiempo récord. Pero todavía hay mucho camino hasta la transparencia financiera total.

El Vaticano ha aprobado el test de transparencia económica, aunque ha sido casi por los pelos, la autoridad monetaria del Consejo de Europa ha alabado el "largo camino que el Vaticano ha recorrido en un tiempo tan breve". Moneyval, es decir, el organismo del Consejo de Europa encargado de evaluar la conformidad de los Estados con las normativas contra el blanqueo de dinero ha publicado el informe de evaluación de las medidas de prevención del blanqueo de capital y de la financiación del terrorismo del Vaticano.

La Santa Sede y el Estado Ciudad del Vaticano han pasado con buena nota 9 de las 16 recomendaciones indispensables, y aunque todavía queda mucho trabajo por delante para ajustarse a la normativa europea, monseñor Ettore Balestrero, responsable de la delegación de la Santa Sede ante Moneyval aseguró que "este proceso para la Santa Sede es un deber moral, más que una obligación técnica".

Entre los 7 puntos en los que el Vaticano todavía debe ajustarse a la normativa europea el informe destaca "la falta de claridad en la misión, competencias, poderes e independencia de la Autoridad de Información Financiera", por lo que le aconsejan nombrar un supervisor independiente. Balastrero aseguró que aceptan totalmente las críticas del informe y que seguirán trabajando para poner en práctica las recomendaciones en las que no han obtenido el visto bueno.

Aunque todavía queda mucho camino por delante, el Vaticano ha pasado una de las pruebas más difíciles de la Comisión Europea y se ha adaptado a las normativas en un tiempo récord. Por eso tanto Moneyval como Balestrero aseguraron que esta primera aprobación constituye un paso decisivo, pero sin duda no el último en el camino hacia la transparencia financiera de las cuentas y del Banco del Vaticano.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·