Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Universitarios con Benedicto XVI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Entre las numerosas muestras de solidaridad a Benedicto XVI frente los ataques que ha recibido en las últimas semanas por la cuestión de los abusos sexuales de menores por parte de miembros del clero católico, destaca la carta de los 4.000 participantes en el XL Congreso Universitario Internacional celebrado esta semana en Roma.

Los jóvenes universitarios procedentes de treinta países del mundo, manifestaron ayer su gratitud al Papa por estos cinco años de Pontificado; “por su ejemplo de servicio, y por su ejemplo en la búsqueda de la verdad”.

Tras agradecer al pontífice la convocación de Año Sacerdotal, los chicos y chicas, de culturas diversas, no todas cristianas o católicas, lamentaron que mucha gente “haya aprovechado los recientes hechos dolorosos para la Iglesia y para el Papa para sembrar dudas y sospechas”.

“A estos sembradores de desconfianza queremos decir con claridad -afirman- que no aceptamos su ideología. Les respetamos, pero exigimos de ellos también el respeto por nuestra fe y el reconocimiento del derecho que tenemos de vivir como cristianos en una sociedad plural”.

Los jóvenes aseguran que a los innumerables sacerdotes, capellanes universitarios, párrocos, directores espirituales y confesores que conocen, “no por los periódicos”, les están agradecidos “por su presencia disponible, eficaz, sacrificada, abierta a todos. A todos ellos, y al Papa en primer lugar, queremos decir: ¡Gracias!”.

Los participantes en el Congreso UNIV también dan las gracias al Papa “por el valor con el que invita a todos los fieles de la Iglesia a seguir a Cristo con una entrega total, sin dejarse “amedrentar por el parloteo de las opiniones dominante”, expresión que empleó el Santo Padre durante la misa del pasado Domingo de Ramos.

Al final de la carta, los jóvenes aseguran en nombre de todos sus amigos y conocidos que apoyan al Vicario de Cristo con su oración, afecto y trabajo cotidiano y piden su bendición para sus estudios, sus familias y por el empeño de cada uno en la amistad con Dios y con los demás, en la universidad, en el voluntariado, en el deporte y en la diversión.

Por Alfonso Bailly-Bailliére