Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La Universidad de Perú pierde los títulos de 'católica' y 'pontificia'

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras más de 40 años de tira y afloja entre Lima y el Roma, el Vaticano decidió, en una sentencia sin precedentes, revocar ambos títulos a la Universidad rebelde. Pero ésta no hará caso de la decisión de la Santa Sede.

La Universidad rebelde ha terminado perdiendo, al menos y sin duda, los títulos que adornaban su nombre y que ya no significaban nada. Durante más de 40 años de luchas, que en los últimos tiempos eran muy claras, la Pontificia Universidad Católica del Perú y el Vaticano se debatían entre aceptar o no como 'católica' y 'pontificia' las enseñanzas y el ideario que se impartían en la Universidad y que desde hacía bastante tiempo se habían alejado del Magisterio de la Iglesia.

La Universidad, durante cuatro décadas, ha expuesto las razonadas sinrazones para mantenerse con los cargos y seguir llamándose como desde su origen, a pesar de ser la Universidad de Gustavo Guitiérrez, uno de los padres de la Teología de la Liberación más controvertidos.

Y por eso el Vaticano responde en un comunicado sin precedentes explicando cuáles son los motivos que les llevan a retirarle los títulos. Repasa de manera sencilla, pero detallada la cronología de los hechos. Y es que la que nació en 1917 siendo pontificia y católica Universidad del Perú, dejó de ser tal cuando a partir de 1967 "se modificaron unilateralmente sus Estatutos en diversas ocasiones perjudicando gravemente los intereses de la Iglesia". Desde entonces se ha sucedido un tira y afloja desde Perú hasta Roma: cartas, visitas canónicas y encuentros entre el rector y el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone. Sin embargo nada de esto les ha servido para hacer entrar en razón al rector y ahora ven las consecuencias de su rebeldía y... tampoco quieren acatarlas.

El rector de la expontificia y excatólica Universidad de Perú publica una entrevista en la página web de su centro, en la que sorprendentemente se leen una serie de duras descalificaciones hacia la Iglesia. Y en la que explica que tienen "pleno derecho a seguir utilizando [el nombre de católica y pontificia] mientras lo consideremos conveniente. Cualquier decisión que se tome al respecto es potestad de los organismos de gobierno de la propia Universidad". A lo que sólo cabe decir: "No hay peor ciego que el que no quiere ver".

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·