Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La Santa Sede defiende la gestión de Propaganda Fide

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Oficina de Prensa de la Santa Sede publicó una nota en la que admite que en la ardua y compleja tarea de gestionar el patrimonio inmobiliario de la Congregación de Propaganda Fide se pueden haber cometido “errores de valoración”.

El objetivo de esta declaración es presentar las actividades reales del departamento que se encarga de las misiones, describiendo sus objetivos y su funcionamiento, frente a las noticias relativas a la investigación sobre la “camarilla” y la implicación del cardenal Crescenzio Sepe, en la época prefecto del dicasterio y actualmente arzobispo de Nápoles, indagado por presunta corrupción.

El Vaticano intervino para proteger “la reputación” de Propaganda Fide (hoy Congregación para la Evangelización de los Pueblos), la organización responsable de “dirigir y coordinar en todo el mundo la obra de evangelización y cooperación misionera”, guiando y sosteniendo a las iglesias jóvenes, situadas en territorios de reciente o escasa evangelización.

Para llevar a cabo su propia misión, la Congregación dirige y mantiene en Roma una serie de estructuras al servicio de la formación, entre las que destacan la Pontificia Universidad Urbaniana (1.400 alumnos este año), los diversos colegios, en los que estudian actualmente unos 150 seminaristas, 360 sacerdotes, 150 religiosas y laicos enviados de los cinco continentes.

Gracias a la ayuda de la Congregación y de otras innumerables obras de ayuda a las misiones por parte de católicos de todo el mundo un notable número de sacerdotes, seminaristas y otros agentes de pastoral pueden estudiar en Roma.

Además se distribuye anualmente una cantidad de ayudas para proyectos, en particular en favor de la infancia y todas ellos están promovidas y coordinadas por las Obras Misionales Pontificias, en el seno del dicasterio.

La Congregación para la Evangelización de los Pueblos obtiene sus recursos principalmente de la colecta de la Jornada Misionera Mundial y de los beneficios de su propio patrimonio financiero e inmobiliario, que “se ha formado a lo largo de decenios gracias a las numerosas donaciones de benefactores de toda condición social, que han querido dejar parte de sus bienes al servicio de la causas de Evangelización”.

La administración y valorización de este patrimonio inmobiliario, concluye la nota, “es una tarea muy ardua y compleja, que debe estar avalada por personas expertas en su perfil profesional y que, como todas las operaciones financieras, pueden estar expuestas también a errores de valoración y a las fluctuaciones del mercado internacional”.

De este modo, la Santa Sede admite la posibilidad de que se hayan podido realizar valoraciones erróneas, pero al mismo tiempo deja clara cuál es la identidad, el valor y el profundo significado de una institución vital para la Santa Sede y para toda la Iglesia Católica, “que ha merecido y merece el apoyo de todos los católicos y de cuantos de corazón quieren el bien del hombre y su desarrollo integral”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére