Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Relatos desconocidos de la vida del Cardenal Celso Costantini

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace unos días se presentó en Roma la edición crítica del diario inédito del Cardenal Celso Costantini (1876-1958), que lleva como título: "En los márgenes de la guerra" y que relata hechos ocurridos entre 1938 y 1947.

El purpurado friulano fue Delegado Apostólico en China; como Secretario de Propaganda Fide –actual Congregación para la Evangelización de los Pueblos- imprimió directrices muy innovadoras a la actividad misionera; gracias a su labor fueron consagrados por el Papa Pío XI en la Basílica de San Pedro los primeros seis obispos chinos (28 de octubre de 1926); a partir de 1939 propuso la convocatoria de un Concilio ecuménico para la reforma de la Iglesia; finalmente trabajó para crear una Europa unida.

Entre los múltiples aspectos importantes de la figura y de la obra del Cardenal Costantini, destaca su papel ejercido durante la segunda Guerra Mundial, que ha salido a la luz gracias a la lectura de su diario, escrito cuando era Secretario del dicasterio misionero.

El cardenal Ivan Dias, actual prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, destacó que el purpurado “supo establecer intensas relaciones con hombres de gobierno, exponentes de la política, prelados de todo el mundo, intelectuales y artistas, así como también con gente humilde, sobre todo con los que están sumergidos en la miseria y en la desesperación. Para estos últimos, incluidos los judíos, Celso llegó a ser un punto de referencia a veces esencial en la ayuda”.

Existía además una especial relación entre el cardenal Costantini y Pío XII: nacieron y fueron ordenados sacerdotes el mismo año, ambos estuvieron al servicio de la diplomacia de la Santa Sede y colaboraron estrechamente en perfecta sintonía. Murieron el mismo año y el mismo mes.

Al finalizar el rezo del Ángelus del pasado domingo, Benedicto XVI se dirigió a un grupo de fieles provenientes de la localidad de Pordenone, que viajaron a Roma para honrar la memoria del Cardenal Costantini. El Papa resaltó el gran interés histórico de su diario, que “testimonia la inmensa obra realizada por la Santa Sede en aquellos años dramáticos por favorecer la paz y socorrer a todos los necesitados”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére