Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Recuerdo para los mártires y testigos de la fe

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Al inicio de la Semana Santa, la Comunidad de San Egidio promovió un encuentro de oración en Roma y en otros países del mundo para recordar a los testigos de la fe que dieron su vida por el Evangelio. Otras celebraciones tuvieron lugar en Argentina, Bélgica, Francia, Alemania, Holanda, España y Estados Unidos.

Desde hace algunos años la Comunidad de San Egidio promueve esta iniciativa, siguiendo la voluntad manifestada por el Venerable Siervo de Dios Juan Pablo II en el Jubileo del 2000, en memoria de los mártires y testigos de la fe que en nuestros tiempos y en diversas realidades, han dado su vida por amor a Jesús y al Evangelio. Se trata de sacerdotes, laicos, catequistas, religiosos y religiosas de la Iglesia católica, pero también obispos, pastores y hombres y mujeres de otras confesiones cristianas.

El “ecumenismo de los mártires”, según los responsables de San Egidio, “es un signo más que elocuente de la búsqueda de la unidad por parte de todas las Iglesias”. Por este motivo, en las distintas celebraciones están presentes también representantes de otras confesiones cristianas.

Benedicto XVI visitó el 7 de abril de 2008 la Basílica de San Bartolomé, en la Isla Tiberina de Roma, memorial de los testigos de la fe de los siglos XX y XXI. Entre ellos, se encuentra el cardenal mexicano Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado en Guadalajara en 1993; y el arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero, a quien dispararon mientras celebraba misa en 1980. También se recuerda a Franz Jägerstätter, joven campesino austriaco, padre de tres hijos, decapitado en 1943 por su oposición al nazismo.

La visita del Papa sirvió para conmemorar los cuarenta años de fundación de la Comunidad de San Egidio, surgida cerca de este barrio de la ciudad eterna, a la que Juan Pablo II encomendó ese templo que custodia recuerdos de mártires del ayer y del hoy del cristianismo.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére