Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Petición europea por la vida y la dignidad del ser humano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hoy, 15 de diciembre, el Presidente del Movimiento por la Vida italiano, Carlo Casini, junto a los representantes de los movimientos por la vida y en defensa de la familia de toda Europa entregará cientos de miles de firmas de ciudadanos europeos que se han unido a la “Petición europea por la vida y la dignidad del ser humano”.

Las firmas, cuenta Marco Tossati en su blog, las entregará Casini, que también es diputado europeo, al Presidente del Parlamento europeo, Jerzy Buzek y a la Presidenta de la Comisión de Peticiones, Erminia Mazzoni.

En la petición, los firmantes de los 27 países de la Unión Europea (UE) y Croacia, exigen que se adopten todas las iniciativas para que en la interpretación y aplicación de la Carta de los derechos fundamentales de la Unión a la que Europa tendrá que adherirse, así como en la “Convención europea para la salvaguardia de los derechos y libertades fundamentales” (art.2) se reconozca el derecho a la vida de todos los seres humanos. Además, la solicitud incluye que “se reconozca como familia en sentido pleno la fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, a la que se debe reconocer prioritariamente el derecho y el deber de elegir la educación que deseen para sus hijos”.

Otra de las peticiones efectuadas por los firmantes concierne a la necesidad de que se suspendan la financiación pública para la investigación destructiva de embriones humanos, como sucede por efecto del VII programa-marco de investigación de la UE.

El diputado y presidente pro-vida italiano, que se esfuerza a través de campañas e iniciativas originales en defender la vida y la familia –no solo en Italia, sino también fuera de sus fronteras– considera que la imagen de Europa “se parece más a la de un gran mercado que a la de una fuerza al servicio del ser humano. Sin embargo, Europa sigue considerándose la patria de los derechos humanos, a pesar de que el derecho a la vida se niega a los hijos concebidos y aún no nacidos en la gran mayoría de los 27 Estados, y las instituciones comunitarias ya no lo reconocen”.

Por eso, Casini hace hincapié en la urgencia de “prestar voz a quien no tiene”, y no duda de que la presentación de la “Petición europea por la vida y la dignidad del ser humano” es una ocasión para otorgar voz a los movimientos, a las familias y a los hijos e hijas, para alimentar la esperanza por un gran futuro de civilización.

 

Alfonso Bailly-Bailliére