Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Pequeño elogio del catolicismo de un periodista converso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El periodista francés de origen armenio Patrick Kéchichian, explica en un libro que acaba de publicar “Petit éloge du catholicisme” (Pequeño elogio del catolicismo) porqué hoy sigue siendo merecedor de razón ser católico.

Convertido a la fe cristiana en edad adulta tras una fase de alejamiento de la Iglesia, este intelectual trabajó como crítico literario para el periódico “Le Monde” entre 1985 y 2008 y actualmente colabora con “La Croix”.

En su libro escribe que “la fe católica ni es ni puede ser un asunto fundamental y únicamente privado”. En este contexto subraya la importancia de la “dimensión universal del catolicismo, donde hay algo de visible y un testimonio a alta voz. Antes que un adjetivo, católico es un sustantivo”.

Kéchichian asegura que no es “un crítico o un escritor católico, sino un crítico, un escritor y un católico. Evidentemente -explica-, la fe penetra todos los ámbitos de mi vida, incluido el profesional. Pero detesto las actitudes militantes”.

En su libro, el periodista y escritor afirma, entre otras cosas, que “la Iglesia es la figura y también la realidad, la realización de ese estar-juntos (unidos)” y subraya que “nuestra época vive, con consciente complacencia, bajo el reino de la opinión y no del pensamiento, que hemos liquidado”.

Refiriéndose a la aversión general a la Iglesia, pone el dedo en la llaga cuando señala que “la obediencia, la confianza, la falta de sospecha, son debilidades del espíritu” y al contrario, “la rebelión, la critica y el desacreditar a alguien -mediante la calumnia o la difamación- son consideradas pruebas de nuestra liberación”.

Aunque no está de moda, una seria auto-crítica de vez en cuando no viene mal a nadie.

Por Alfonso Bailly-Bailliére